Al menos 16 muertos en un atentado cerca de un aeropuerto de Afganistán

El ataque acaba con la vida de unos trabajadores de una empresa de construcción privada

29
El aeródromo atacado se usa de forma casi exclusiva con fines militares. / efe
Publicidad

Al menos 16 personas murieron y otras nueve resultaron heridas como consecuencia de un atentado perpetrado cerca del aeropuerto de la ciudad de Jalalabad, en la provincia de Nangarhar, en el este de Afganistán, según informó la agencia de noticias Pajhwok.

El ataque terrorista acabó con la vida de 16 trabajadores de una empresa de construcción privada y ha dejado a otros nueve heridos. Las fuerzas de seguridad afganas han matado a los cinco autores del ataque perpetrado en la sede de la empresa constructora, emplazada cerca del aeropuerto de Jalalabad.

El portavoz del gobernador provincial, Ataulá Joghyani, confirmó el atentado, que comenzó con una explosión provocada por un suicida, según informó la cadena de televisión privada Tolo.

Según la información preliminar, el objetivo del ataque no ha sido el aeropuerto sino la sede de la empresa de construcción MQ situada en sus inmediaciones.

Situado a unos cinco kilómetros al sureste de Jalalabad, el aeródromo se usa de forma casi exclusiva con fines militares. Afganistán vive sumido en una crisis de seguridad y estabilidad por los ataques que lanzan contra objetivos civiles y gubernamentales los talibán y los milicianos del grupo terrorista Estado Islámico.

Inundaciones

Por otro lado, al menos 59 personas murieron en Afganistán como consecuencia de las intensas lluvias, nevadas e inundaciones registradas en varias provincias del país en las últimas dos semanas, según datos aportados por el Gobierno afgano.

En la región de Kandahar, en el sur del país, unas 5.000 personas tuvieron que abandonar sus hogares, según informó la Agencia Nacional de Gestión de Desastres de Afganistán (ANDMA). La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas ha elevado a 15.300 las personas damnificadas por las inundaciones en esta provincia.

El portavoz de ANDMA, Hashmat Jan Bahaduri, señaló que el balance de víctimas y de daños podría aumentar porque en algunas regiones todavía se están realizando evaluaciones. “Tenemos informes que señalan que han muerto 59 personas, 143 han resultado heridas y hay muchas que están desaparecidas”, explicó el portavoz de esta agencia gubernamental afgana.

Las inundaciones dejaron a miles de personas necesitadas de refugio, alimentos y ropa de abrigo, según ha explicado en su último informe de evaluación la OCHA. Las intensas lluvias al menos podrían beneficiar a los agricultores, que en 2018 no pudieron sembrar por la intensa sequía que vivió el país.

El Consejo Noruego para los Refugiados (NRC) alertó en el día de ayer de la gravedad de la situación que están viviendo miles de afganos por el temporal y las inundaciones. “Con las tiendas ya agotadas y las temperaturas cayendo durante la noche, hay una urgente necesidad de más tiendas y de ropa de invierno”, explicó en un comunicado el director de Emergencias del NRC en Afganistán, Wilberforce Musombi.