El presidente de Siria, Bashar al Assad atiende a los medios.
El presidente de Siria, Bashar al Assad atiende a los medios. / Europa press
Publicidad

El presidente de Siria, Bashar al Assad, se reunió ayer en Damasco con una delegación de parlamentarios rusos ante quienes ha reiterado su condena a la “agresión tripartita” efectuada el día anterior por Estados Unidos, Reino Unido y Francia contra el país árabe, y reivindicó el papel de Siria y Rusia en la lucha antiterrorista. “La agresión tripartida contra Siria ha estado acompañada de una campaña de desinformación y mentiras en el Consejo de Seguridad contra Siria y Rusia por parte de estos países”, dijo Al Assad, de acuerdo con la noticia publicada por la agencia de noticias oficial, SANA.

“Esto prueba una vez más que nuestros dos países están luchando la misma batalla, no solo contra el terrorismo, sino también para proteger el Derecho Internacional, que se basa en el respeto a la soberanía de los estados y la voluntad de sus pueblos”, añadió. El encuentro giró en torno a la intervención militar que Estados Unidos, Reino Unido y Francia lanzaron la madrugada del sábado contra tres instalaciones —dos en Homs y una en Damasco— que estarían relacionadas con un supuesto programa clandestino de armas químicas del Gobierno sirio.

“En opinión del presidente, fue una agresión y nosotros compartimos ese punto de vista”, declaró el diputado ruso Sergei Zhelezniak, del Comité Internacional de la Duma, según informó la agencia de noticias Sputnik.

De acuerdo con el Ministerio de Defensa ruso, Washington, Londres y París lanzaron más de cien proyectiles desde aviones y buques en bases del mar Rojo, el Mediterráneo y Al Tanaf y el sistema de defensa aérea ruso instalado en Siria interceptó más de 70. Zhelezniak comentó que Al Assad “ha elogiado las armas rusas, que demostraron su superioridad sobre las armas de los agresores”, y aclaró que en ningún momento se ha planteado una eventual entrega de estas baterías antiaéreas.

El legislador ruso aseguró que Al Assad se encontraba de “buen humor”, hasta el punto de que han abordado las necesidades de inversión en Siria para la reconstrucción una vez concluida la guerra civil. “Un tema importante es la restauración de la infraestructura, que costará al menos 400.000 millones de dólares y llevará entre 10 y 15 años”, apuntó, por su parte, el también diputado Dimitri Sablin.

Cooperación

Incluso hablaron sobre acuerdos de cooperación entre ciudades de ambos países. Sablin detalló que los legisladores rusos han invitado a Al Assad a visitar Yugra y él “ha expresado el máximo interés”. La reunión fue tan distendida que el presidente sirio contó que sus hijos estuvieron el año pasado de vacaciones en un campamento infantil en la península de Crimea, anexionada por Rusia en 2014 durante la guerra civil en Ucrania. La mayor parte de la comunidad internacional considera que fue un acto ilegal.

“Nos gustaría concentrarnos en el trabajo con los jóvenes. El año pasado mis hijos estuvieron de vacaciones en Artek (Crimea) y ahora entienden mejor a Rusia”, habría dicho Al Assad, citado por Sablin. Estados Unidos, Reino Unido y Francia respondieron así al ataque químico perpetrado en Duma el pasado 7 de abril, que dejó 70 muertos y decenas de heridos, incluidos niños. Un grupo de expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) llegó este fin de semana a Siria para investigar los hechos. Otra misión de la OPAQ determinó que el ataque químico de hace un año en Jan Sheijún, que se saldó con más de cien muertos, fue obra del Gobierno sirio.