Una joven de 18 años se convierte en la segunda víctima mortal por gripe A en la Comunidad autónoma

El consejero de Sanidad advierte de que hay que acostumbrarse a brotes de este tipo «porque habrá más en el futuro», si bien llama a la tranquilidad a la población.

8

Una mujer de 18 años de edad, cuyos datos de filiación no habían sido facilitados al cierre de esta edición, se convirtió ayer en la segunda víctima mortal por la gripe A en Castilla y León tras el fallecimiento de una mujer de 86 años en Zamora el pasado 26 de agosto. La víctima es una de las personas infectadas por el brote epidemiológico declarado en el Centro de Atención a Minusválidos Psíquicos ‘Don Bosco’ de Valladolid.

La joven, que residía en dicho centro, falleció en el Hospital Clínico Universitario en el que permanecía ingresada. La paciente, que presentaba una minusvalía psíquica con graves patologías de base, supone la segunda muerte por esta enfermedad en Castilla y León, según informaron fuentes de la Consejería de Sanidad.

Esas mismas fuentes habían dado a conocer el jueves el brote del virus que ha afectado a 36 personas en el C.A.M.P. ‘Don Bosco’, en el cual se han contabilizado una treintena de casos entre la población residente y otros seis en trabajadores.

Cuatro de los residentes precisaron de ingreso en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, si bien tres de ellos ya habían recibido el alta médica, mientras que el cuarto caso fue el de la joven fallecida; el resto de personas afectadas presentaron cuadros leves y una evolución favorable.

Precisamente, del brote en este centro habló ayer, en la presentación de los órganos técnicos de evaluación que impulsarán la calidad de la actividad asistencial sanitaria, el consejero de Sanidad, Francisco Javier Álvarez Guisasola, quien advirtió de que la población de Castilla y León debe acostumbrarse a brotes de gripe A como el registrado en este centro vallisoletano porque «habrá más casos en el futuro» en la Comunidad.

Sin embargo, también quiso lanzar un mensaje de tranquilidad a la población porque en este caso, al igual que otros si se sucedieran, «se han tomado las medidas de aislamiento oportunas para evitar el contagio tanto en los ciudadanos enfermos como en los sanos y los trabajadores». Al respecto, explicó también que una de las empleadas está embarazada, por lo que al formar parte del grupo de riesgo no ha acudido a trabajar.

Sin abandonar el tono tranquilizador, el titular del departamento de Sanidad de la Junta, se refirió también al «excelente» informe de la Asociación Española de Pediatría, que hace hincapié en que aunque en los niños la frecuencia de la gripe A es más elevada que en otras edades, es «poco grave». De hecho, comentó, el 95% de los más jóvenes pasa la enfermedad «de forma leve y en su casa y no necesitan hospitalización».

Asimismo, el consejero matizó que, tras las experiencia recabada en las últimas semanas sobre esta enfermedad, ya no se puede considerar nueva gripe, porque ya la han pasado todos los países del Hemisferio Sur y hay más de tres millones de síndromes clínicos que otorgan «una amplísima experiencia, la cual deriva además de países que no han aplicado la vacuna, que todavía no es utilizable».

En ese sentido, indicó que la previsión es que si el virus no cambia, «y no existen muchas posibilidades de que lo haga, al menos de forma inmediata», la gripe A tendrá «menos gravedad» en el Hemisferio Norte, «porque además ya se dispondrá de vacuna».

Por otro lado, al comparar la gripe A con la estacional, Francisco Javier Álvarez Guisasola evitó alarmar a los castellanos y leoneses al señalar que, tanto en grado de complicaciones, hospitalizaciones y mortandad, «es mucho más baja y afortunadamente está considerada como una enfermedad no grave».