Un estudio revela que las noticias “estereotipan” a los inmigrantes

La ONG Red Acoge pregunta a los periodistas que se cuestionen si incluir la nacionalidad de la persona involucrada en un hecho es relevante o no para la información publicada.

12

¿Estigmatizan las noticias de los medios de comunicación a los inmigrantes? Esa es la pregunta que la ONG Red Acoge reclama que se hagan los periodistas a los que cuestionó si “si al incluir de dónde proviene” una persona o al utilizar determinados términos referidos a la población inmigrante ayudan a “crear estereotipos”.

Así lo afirmó el responsable de Comunicación de Red Acoge, Manuel Sobrino, quien presentó en Valladolid el estudio ‘Inmigracionalismo’, “una combinación de las palabras inmigración y sensacionalismo”, en el que analizó unas 1.700 noticias recogidas por los medios de comunicación en los tres primeros meses de 2014 sobre la población inmigrante y, principalmente, acerca de la problemática en torno a la frontera hispano-marroquí en Ceuta y Melilla.

De este estudio, concluye que las principales carencias detectadas en el trato informativo fueron el lenguaje “incorrecto” por la utilización de términos como “avalancha, inmigrante ilegal o asalto”; la criminalización, la creación de estereotipos y la falta de contextualización.

Por todo ello, denunció que las informaciones que aparecieron en la prensa durante ese período dan un tratamiento “deshonesto” a la población migrante, aunque reconoció que, por lo general, “no existe una mala intención” por parte del periodista, sino que se debe a la “falta de tiempo” que lleva a “abusar” de los datos que ofrecen las instituciones y a no contextualizar.

Otro problema citado por Sobrino es la “atención injustificada de la nacionalidad” de las personas, que contribuye a la ya señalada estereotipación de los migrantes al incluir el origen de los responsables de hechos negativos. Por ello, reclamó que cuando se redacte una información se pregunten si citar la nacionalidad “es relevante, si aporto o no aporta, si es integrador o excluyente”.

A su juicio, la crisis económica ha influido en esta problemática “como en todo”, pues considera que de cierto modo se ha tratado de señalar a la inmigración como “chivo expiatorio”, cuando en realidad en los últimos años el saldo migratorio ha sido “negativo”, pues han dejado el país más personas de las que han entrado a través de las fronteras o por avión para quedarse.

“Cuando los españoles se van, el Gobierno habla de movilidad exterior y cuando pasan 5.000 personas por la frontera sur en Ceuta y Melilla se habla de avalancha”, lamentó el responsable de dicho documento.

Sobrino quiso incidir en que este trabajo no tiene como objetivo llevar a cabo “una caza de brujas” y buscar culpables en los medios de comunicación, sino que pretende buscar “soluciones conjuntas”. Para ello, apostó por ser “proactiva”, ver “en qué se puede mejorar” y ofrecer su conocimiento como “fuente de información muy válida” para ayudar.