El catedrático Agustín García Matilla es uno de los primeros firmantes. / N. LL.
Publicidad

Un grupo de profesores y profesoras del Campus María Zambrano de la UVa en Segovia han redactado la ‘Declaración para la Supervivencia del Planeta’ en la que se comprometen a “defender con coherencia políticas de sostenibilidad ecológica y social”. Su objetivo es fomentar el debate social y la conciencia ciudadana para “evitar el progresivo deterioro del Planeta”.

Los promotores y primeros firmantes del manifiesto, entre los que se encuentra el catedrático de Comunicación de la Universidad de Valladolid, Agustín García Matilla, no buscan el respaldo de las instituciones, pero sí el mayor número de adhesiones entre profesorado y profesionales del mundo de la ciencia, de la cultura y de la comunicación. En todo caso y con la oportunidad que brindan las citas electorales, los profesores quieren recordar a todos los partidos políticos asuntos que trascienden a cualquier contienda electoral y presentan dilemas que afectan a la supervivencia del Planeta”, según comenta García Matilla.

Problemas y desafíos

“El calentamiento global, los desequilibrios económicos que aumentan la desigualdad y educan en un afán de lucro desmedido; las crisis migratorias que son provocadas por las guerras; el hambre y la miseria, por ellas causadas; el secuestro de la política por líderes que han olvidado su obligación de servicio público; el uso de las religiones como instrumentos para la anulación del pensamiento autónomo y crítico y, en ocasiones, utilizadas para el fomento del fanatismo ; la falta de igualdad entre hombres y mujeres, son sólo algunos de los problemas que han contribuido a que nos encontremos en esta crisis que debemos atajar pues nos hallamos en momentos decisivos para evitar que el deterioro del planeta pueda resultar ya irreversible”, reza en el manifiesto.

Los creadores de este escrito defienden la política “para las personas” concebida como “servicio al bien común” y presidida por “un humanismo que haga de la cultural de la paz la principal aspiración de quienes habitan este mundo”. De igual forma los primeros siete firmantes — Marta Laguna, Mari Cruz Alvarado, Rocío Collado, Susana de Andrés, Alfonso Gutiérrez, Luis Torrego y Agustín García Matilla—reivindican el cumplimiento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, como punto de partida para un consenso político universal.

“El Planeta se juega su supervivencia y desde la educación, la ciencia y la cultura debemos actuar ya para ayudar a extender una corriente movilizadora del conjunto de la Humanidad”. Esta es la frase con la que comienza el escrito para el que sus creadores esperan un respaldo mayoritario con el fin de hacer oír una voz común de quienes consideran incuestionable garantizar las mismas oportunidades para hombres y mujeres, idénticas oportunidades para personas con diferentes capacidades; así como sueldos dignos y pensiones dignas.

Pacto

“Hacemos un llamamiento a todos los gobernantes y políticos del mundo para que nos comprometamos con la firma de un Pacto para la Supervivencia del Planeta. Los cambios deben llevarse a cabo sin dilación, interrumpiendo los ciclos de acelerada destrucción, acabando con los discursos del miedo y la justificación de la escalada armamentista. La no violencia, la cultura de paz y la aspiración a una Justicia Universal, son ya exigencias irrenunciables que deseamos liderar desde la educación, la ciencia y la cultura”, concluye el manifiesto.