Los sindicatos recalcan que la situación que se está viviendo con la planta no puede permitirse en la legislación europea.
Los sindicatos recalcan que la situación que se está viviendo con la planta no puede permitirse en la legislación europea. / e. p.
Publicidad

Los sindicatos UGT y CCOO viajarán a Bruselas del 24 al 26 de septiembre para llevar ante la Unión Europea el conflicto surgido en León ante el cierre de la planta de Vestas, multinacional a la que acusan de “mentir”, y reclamaron al Gobierno central que no cierre un acuerdo con la empresa que sería darle “un cheque en blanco” y atarles a ellos “de pies y manos”.

Así lo expresaron en rueda de prensa el secretario general de CCOO en Castilla y León, Vicente Andrés; el vicesecretario de UGT en la Comunidad, Evelio Angulo; y los responsables de las federciones de Industria de ambos sindicatos, Gonzalo Díez Piñeles (CCOO) y Miguel Ángel Gutiérrez Fierro (UGT), quienes abordaron la situación ante el anuncio de cierre de la fábrica de Vestas en Villadangos del Páramo (León), que afectaría a cerca de 500 puestos de trabajo directos y unos 1.500 indirectos de 45 empresas suministradoras y de servicios.

Los responsables sindicales eplicaron la declaración de los componentes del Diálogo Social (Junta, patronal y sindicatos) que llevarán a Bruselas en las reuniones que mantendrán los días 25 y 26 de septiembre —viajarán el 24— con el Consejo Económico y Social de Europa, la confederación intersindical Industriol-CES y diputados españoles.

Evelio Angulo señaló que se trata de dar una “respuesta en toda línea” ante una situación que no debe permitirse en la legislación europea con una empresa “desaprensiva”, cuyo cierre se puede evitar y que tiene una cuota de mercado en Castilla y León en energías eólica del 20 por ciento y en el país cercana al 27.

Se trata de “europeizar” una solución porque en España no es posible a la vista de la falta de acuerdos en las reuniones, entre ellas la que se produjo en Madrid con el Gobierno central, que aseguró que fue un “acto de frustración” y en la que no había atisbo de acuerdo “por mucho que alguien se empeñe”.

A este respecto, Vicente Andrés aseguró que “flaco favor” haría el Gobierno —del que aseguró que es “joven” y no sabe la “experiencia” que tiene en estos confilctos— con la firma de un “cheque en blanco” que les “ataría de pies y manos” a ellos.

Posibilidades

Andrés incidió en que en el mismo sólo se contemplan posibilidades similares a las que en su día hizo Lactalis ante el cierre de Lauki, que afirmó que les “engañaron” y esto es también un “manifiesto engaño” en el “contenido y el envoltorio” con el que pretenden incluso que se les ayude a traspasar el negocio. Ante esta situación, Evelio Angulo señaló que acuden a Europa, en un trabajo “paralelo” a lo que supone la negociación del ERE extintivo, con una declaración en la que se expresa la “alta preocupación” por el cierre de la empresa en una provincia ya muy afectada por distintas crisis al tiempo que se plasman algunas reivindicaciones y peticiones a la Unión Europea.

Así, se demanda una regulación que impida de forma “concluyente” que el cese de actividades de una fábrica sin razones objetivas sometidas al análisis por empresa y administraciones signifique la desaparición de la actividad productiva. Además, se exige que en su caso se obligue a acompañar dichos ceses a propuestas de proyectos industriales alternativos que permitan el mantenimiento de la actividad y el empleo y se preserve y refuerce el tejido industrial de la zona.