dep5_1_RocioPardos
Edu presiona a un rival durante un amistoso de pretemporada. / ROCÍO PARDOS
Publicidad

El Naturpellet Segovia continúa inmerso en su preparación de pretemporada y se desplazó hasta Oviedo para jugar contra el O Parrulo Ferrol en el torneo que organiza el Arenas de Manzaneda FS en el pabellón Yago Lamela. Las sensaciones fueron positivas para el equipo que dirige Diego Gacimartín tras empatar 4-4 frente a un rival que también aspira a la permanencia en la competición de la Primera División. Bien estructurado y con gen competitivo se mostró la plantilla segoviana, que sigue construyendo un bloque firme en ataque, a la par que sólido en defensa. Nueva oportunidad para que las nuevas incorporaciones fueran tomando peso en el vestuario. Sobresalió la labor de Antonio Diz en el pívot, que marcó hasta dos goles en el primer tiempo.

El conjunto de Gacimartín salió bien complementado, al conocer el planteamiento y la filosofía que insta Diego Ríos. Poco a poco las nuevas incorporaciones fueron entrando en los esquemas del técnico segoviano, adaptándose a su estilo de juego. Tras las primeras ocasiones por parte de ambos bandos, fue el cuadro ferrolano el que consiguió adelantarse por mediación de Rubi Lemos en el minuto 7. Pese a verse por debajo, el plantel segoviano tomó sitio sobre el parquet asturiano y fijó a Diz en la referencia del pívot. Fue precisamente el propio jugador el que se erigió como hombre de la primera parte y, primero, logró empatar con un gol de tijera y, poco antes del descanso, adelantó al Naturpellet (1-2).

Pasado el ecuador, los dos equipos quisieron mantener la intensidad imprimida en los primeros minutos y los entrenadores fueron probando diferentes variantes de juego. Gacimartín alternó el juego de cuatro con el de pívot, aunque le costó dar con la tecla del gol. Sí lo hizo el O Parrulo, gracias a un remate de Isma que se coló por la escuadra. Con este gol, el Naturpellet sacó a relucir su efectividad y Raya fue el encargado de establecer el 2-3, de forma casi seguida.

Con la superioridad en el marcador, el técnico segoviano quiso hacer pruebas de cara al inicio liguero y salió con portero-jugador a falta de 9 minutos para el final. Esta factor la costó caro y el Ferrol consiguió el 3-3, obra de Diego Núñez a pase de Chano. Con este resultado, fue Ríos el que salió de cinco y el partido entró en cauces movidos, con varios lanzamientos de doble penalti para los dos. Desde los 10 metros cada uno marcó un tanto más y resultado final fue el de 4-4.

Compartir