Santiago-Juárez pide una Conferencia de Presidentes “lo antes posible”

El vicepresidente recalca la necesidad de abordar las iniciativas sobre transición energética

25
El vicepresidente y consejero de la Presidencia de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez (d), durante la reunión . / E. p.
Publicidad

El vicepresidente y consejero de la Presidencia de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, pidió ayer que se convoque “lo antes posible” una nueva Conferencia de Presidentes con el fin de abordar la transición energética, una cuestión que, como insistió, “afecta a todos”.

Santiago-Juárez se pronunció de este modo en la reunión del Comité preparatorio de impulso y de seguimiento de la Conferencia de Presidentes en el que se ha analizado un documento sobre el cumplimiento de los acuerdos alcanzados tras la última reunión celebrada en enero de 2017 bajo la presidencia de Mariano Rajoy.

Así, en este foro, el consejero de la Presidencia consideró necesario que se celebre una nueva Conferencia “lo antes posible” a pesar de que, como ha reconocido, hubo discrepancias dentro de la reunión, ya que algunos responsables de otras autonomías abogaron por esperar a que se conformen nuevos gobiernos tras las elecciones de 26 de mayo para que se produzca esta nueva convocatoria.

No obstante, Santiago-Juárez defendió la necesidad de que se ponga fecha con el fin de abordar la transición energética como tema principal, una situación que “afecta a todo el país” y no únicamente a las autonomías productoras de carbón. Así, exigió que se trabaje para llevar a efecto una transición “ordenada y justa” lejos de lo que parece una “carrera verde” en la que se lucha por “llegar primero a la meta”.

“Lo importante no es llegar, es llegar bien”, defendió, tras lo que ha explicado que la transición energética afecta a sectores tan relevantes como el del automóvil, “muy potente” en España, por lo que insistió en la importancia de “hacer las cosas bien”.

En este punto ha recordado el caso de Alemania, donde se ha decidido cerrar las minas de carbón en 2038 con inversiones de 40.000 millones para las zonas más desfavorecidas. “Y aquí se hacen las cosas deprisa y corriendo, eso no es hacer bien la transición”, señaló.

Tras detallar este aspecto en el que, a su juicio, se debería centrar la próxima reunión ha trasladado a los responsables autonómicos y del gobierno presentes en el encuentro celebrado este miércoles las discrepancias de Castilla y León sobre el resultado de algunos acuerdos cerrados en enero de 2017 y que se plasman en un documento que se analizará en la próxima Conferencia.

Así, Santiago-Juárez se centró en la financiación autonómica, un asunto en el que Castilla y León no está de acuerdo en que se “paralice”, tras lo que ha afeado que el Gobierno central diga “cada día una cosa”. “Es el asunto más importante de los gobiernos de Comunidades Autónomas”, señaló, tras lo que ha insistido en que es un “modelo francamente malo”.

“Hay que hacer algo y hacerlo ya, estamos en desacuerdo con ese asunto, tienen que acelerarlo de verdad, con ganas”, defendió el vicepresidente de la Junta.

Otros de los asuntos en los que Castilla y León se mostró en desacuerdo fue el relativo al acuerdo de 2017 para avanzar en un pacto político y social en materia educativa cuando ahora el Gobierno central ya trabaja en un anteproyecto de ley en este sentido. “He pedido que paralicen el proyecto, España no se puede permitir el lujo de que cada vez que haya un cambio en el Gobierno haya una modificación educativa”, manifestó.

“Paralicen el Proyecto de Ley de Educación porque ahí se ha roto el pacto educativo y que trabajen con las comunidades autónomas, algo tendremos que decir que somos quienes la gestionamos y algunas la gestionamos muy muy bien”, relató.

Por último, De Santiago-Juárez pidió una aclaración en torno a la Estrategia frente al reto demográfico, que, según anunció el Gobierno se presentará en abril. No obstante, insistió en que es “falso” que el presupuesto para la misma ya se recoge en el proyecto de Presupuestos de 2019, ya que el documento con medidas para frenar la despoblación “no se ha aprobado”.