Sánchez avisa que no habrá “cordón sanitario” que detenga al PSOE

El presidente recuerda que patriotismo es “trabajar todos los días” para que en España “se viva mejor”

31

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, advirtió ayer de que no habrá “cordón sanitario” que frene la “ilusión” del ciudadano por “devolver” al PSOE al Gobierno para que lleve a España a esa transformación que necesita bajo el pilar de la “justicia social”.

Así lo señaló, en un acto de partido en Valladolid, ante un millar de simpatizantes, y en el que ha intervenido también el secretario general del PSOECyL, Luis Tudanca, el alcalde de la ciudad, Óscar Puente, y la presidenta de la formación en Valladolid, Teresa López.

“Alguno (en referencia al líder de Ciudadanos, Albert Rivera) quiere poner un cordón sanitario al PSOE, pero el 28 de abril se van a enterar porque no va a haber cordón sanitario que pueda parar esta ola de ilusión de la izquierda española”, manifestó Sánchez. En este sentido, afeó a Cs ya que cuando alguien habla de “poner un cordón sanitario” al PSOE refleja el tipo de democracia que concibe, que es “excluyente y conservadora”.

Sobre el PP reconoció que el de “antes”, llegaba “tarde, mal y a rastras, pero llegaba”, mientras que el de Casado “nunca quiere llegar”. De ahí que le haya recordado que ser patriota no es gritar “¡viva España! todos los días”, sino “trabajar todos los días” para que en España “se viva mejor”.

Críticas que continuaron hacia el líder de los populares a la hora de hablar de los “viernes sociales”. “Dijimos que íbamos a gobernar desde el minuto uno hasta el final”, aseveró para recordar al PP que la Mesa de las Cortes “bloqueó” más de 50 iniciativas cuando los socialistas estaban en la oposición. “Hablan de instrumentalizar las instituciones públicas cuando se han pasado los últimos años bloqueando iniciativas sociales”, ironizó.

De ahí que se hayan aprobado decretos que “benefician a una mayoría social” como la ampliación del permiso de paternidad las ayudas para mayores de 52 años en paro o el registro horario de la jornada laboral. Medidas que, valora, se traducen en “progreso”. “Su problema es que para ellos el progreso es que progresen unos poquitos a costa de la mayoría y nosotros lo que decimos es que o progresamos todos o no progresa nadie. Por eso están enfadados, porque gobernamos, ese es su problema”, enfatizó el secretario general del PSOE.

Sánchez recordó que también se ha subido el Salario Mínimo Interprofesional porque una economía que crece no puede tener “trabajadores pobres”, ni un “28 por ciento de niños en riesgo de pobreza”. “Reivindicamos la política útil, que transforme la vida de la gente para demostrar que otra España es posible y eso a la derecha no le gusta”.

“Hemos hecho mucho más en nueve meses por la justicia social en el país que los nueve años que ha gobernado el PP”, para recordar que sacó a los pensionistas de la “dictadura del 0,25 por ciento” y ajustando sus subsidios al IPC. “Si no están de acuerdo con este tipo de medidas, que lo digan”, espetó.

Por eso, se comprometió en poner en marcha unos presupuestos “sociales” si gana los comicios del próximo 28 de abril. Unas cuentas con las que se abordará la “transformación” que necesita este país, a través de la “unidad” y la “justicia social”, dejando de lado la “crispación y el insulto”.

El presidente del Gobierno recordó también su compromiso por abordar esa transición energética para dejar a las generaciones venideras un país “humano y saludable”. Una transición que no tiene que dejar de lado a aquellas zonas deprimidas (en referencia a las cuencas mineras) en las que el Estado “volcará todos sus recursos”.