El Rey Felipe VI durante la entrega de los despachos de sargento a la XXVI promoción de la Academia Básica del Aire.
El Rey Felipe VI durante la entrega de los despachos de sargento a la XXVI promoción de la Academia Básica del Aire. / efe
Publicidad

El rey Felipe VI presidió ayer en la Academia Básica de la Virgen del Camino (León) la entrega de Reales Despachos a 227 nuevos Sargentos de la XXI Promoción de la Academia. Los cargos de 227 nuevos sargentos, de los que 15 son mujeres, se distribuyeron de la siguiente manera: 34 Sargentos de Control Aéreo, 113 Sargentos de Mantenimiento Operativo y 79 sargentos de Protección y Apoyo a la Fuerza, según informó la Academia Básica del Aire a los medios.

El acto comenzó con la llegada del Rey acompañado del director de la Academia Básica del Aire, el Coronel José Antonio Gutiérrez, y ambos se dirigieron al centro de la Plaza de Armas donde se desarrollaba el evento para recibir los Honores de Ordenanza y, posteriormente, pasar revista al Escuadrón de Alumnos.

Representantes

Al acto, también asistieron diferentes representantes civiles y militares, como el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente; la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones; el presidente de la Diputación de León, Juan Martínez Majo; el alcalde de León, Antonio Silván, el subsecretario de Defensa, Alejo de la Torre; y el General Jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire, Javier Salto; entre otros.

Una vez realizado el acto de acción de gracias, oficializado por el arzobispo Castrense de España, Juan del Río Martín, el monarca hizo entrega del Despacho de Sargento al número 1 de la XXVI Promoción, Luis Ángel Pose García. Seguidamente, recibieron sus despachos el resto de los Sargentos de la Promoción.

Tras la entrega de los Reales Despachos, el Coronel director impartió la última lección del curso a los nuevos Sargentos, en la que destacó a los sargentos alumnos que “a partir de mañana deberán asumir la tremenda responsabilidad que conlleva entrar a formar parte de la espina dorsal de la Fuerza Área”. A lo que añadió que “deben hacer con pasión, con integridad y con humildad”.

Antes de la conclusión del acto con los desfiles aéreos y terrestres, dos Sargentos Alumnos portaron la corona de laurel que depositaron en el monumento de la Plaza de Armas en el homenaje a los que dieron su vida por España, el cual finalizó con una descarga de fusilería.