Pedro Sánchez junto al director adjunto de Renault, Thierry Bollorè.
Pedro Sánchez junto al director adjunto de Renault, Thierry Bollorè. / E.p.
Publicidad

El director general adjunto de Renault, Thierry Bollorè, anunció ayer una segunda planta de inyección de aluminio, el componente esencial de los motores que se fabrican en Valladolid, en 2019 que duplicará tanto la capacidad de este proceso, al contar con otras cuatro máquinas, como la capacidad de empleo, que se situará en torno a los 400 trabajadores.

Bolloré realizó este anuncio con motivo de la visita del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a las instalaciones de la planta de inyección de aluminio contemplada en el Plan Industrial 2017/2020 y construida por la Junta en la nave A del Parque de Proveedores de Renault a la que seguirá otra en 2019 ya adjudicada en la denominada nave D de este mismo espacio con una inversión total de 21 millones de euros, según los datos facilitados por el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera.

En su intervención en la visita oficial a la última incorporación al complejo industrial de Renault, a la que la compañía se refirió como “el corazón de la mecánica” en España, Bolloré explicó que la nueva planta, proyectada para el año 2019, contará, al igual que la primera, con cuatro planchas de inyección de aluminio con lo que se duplicará la capacidad de la factoría de Renault para este proceso.

En cuanto al nuevo vehículo comprometido por Renault para la factoría de Carrocerías-Montaje de Valladolid, Bolloré aseguró que la preparación del modelo, denominado ‘HJB’, está “en curso”. De hecho, esta asignación es el último acuerdo pendiente de ejecutar en Valladolid del Plan Industrial 2017-2020.

“En el Grupo Renault estamos orgullosos de lo que hemos hecho hasta ahora y de lo que haremos juntos en el futuro”, concluyó Bolloré en su alocución ante los presidentes del Gobierno y de la Junta a los que agradeció su apoyo en una “fructífera” cooperación que espera que se mantenga en el tiempo.

Retos del futuro

El director general adjunto de Renault abogó al respecto por hacer frente a los retos de futuro del sector de la automoción y a los cambios de la movilidad del mañana que, según auguró, será eléctrica y defendió también medidas que permitan mejorar la flexibilidad en las líneas de producción en función de la demanda del mercado de vehículos diésel o gasolina.

Por su parte, el presidente de la Junta garantizó la lealtad y la voluntad de colaboración del Gobierno de Castilla y León con el sector de la automoción por su “valor estratégico” en la economía regional y aprovechó la presencia de José Vicente de los Mozos, al que se refirió como “un viejo amigo de esta tierra”, por su “papel protagonista” en la “historia de superación” de un “momento crítico” ante una posible deslocalización que se resolvió con una respuesta social, industrial e institucional “ejemplar”. “El verdadero patriotismo no es algo retórico, se ejerce en los centros de decisión que tienen una visión global pero sin perder la trascendencia social y humana de las grandes decisiones”, agregó.