Los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, junto con el rector de la ULe, Juan Francisco García.
Los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, junto con el rector de la ULe, Juan Francisco García. / Efe
Publicidad

Los expresidentes del Gobierno Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero coincidieron en subrayar el “éxito” que la Constitución ha supuesto para España en estos 40 años de vigencia de la Carta Magna. Instantes antes de participar en una jornada de debate organizada por la Universidad de León (ULE), Rodríguez Zapatero destacó que no hay “ningún aspecto de la vida social, económica, política o exterior” de España “que no esté mejor que hace 40 años”.

Por su parte, Rajoy aseveró que se trata de “los mejores 40 años de la historia de España en mucho tiempo”, por lo que consideró la Constitución como “un éxito se mire por donde se mire”. Bajo el título ‘¿La consolidación de la Democracia?’, organizada para conmemorar el también 40 aniversario de la ULE, Rodríguez Zapatero señaló de manera “rotunda” las cuatro décadas “de éxito para España” que han traído la Carta Magna y la democracia.

El proceso

Una de las “pruebas más claras”, a su juicio, de esta afirmación es “la extraordinaria capacidad de reencuentro, convivencia y conciliación” que ha imperado en este proceso.

Sobre esto ahondó Mariano Rajoy, quien recordó que la Constitución nació del “acuerdo de mucha gente con planteamientos políticos diferentes”, como “antiguos ministros de Franco y personas que venían del exilio”.

Por ello, señaló la “obligación” de quienes desempeñaron responsabilidades públicas como Rodríguez Zapatero y él de “intentar explicar las cosas que han sido buenas” para el país.

Ambos expresidentes constataron la “dilatada trayectoria” que los une, que Rodríguez Zapatero calificó como “de respeto e incluso de amistad” más que de “confrontación”, por lo que consideró “un honor” dialogar con su sucesor en este foro.

Así, estimó en “casi 18 años” los que suman en la primera línea, ya sea como presidentes, líderes de oposición o integrantes de otros gabinetes, sobre lo cual Mariano Rajoy recordó como una de sus primeras discusiones políticas la acaecida en 1996 a cuenta de los altos cargos en la función pública cuando él era ministro de Administraciones Públicas en el Ejecutivo presidido por José María Aznar.