El político José Sarrión es el portavoz del grupo de IU-Equo en Castilla y León.
El político José Sarrión es el portavoz del grupo de IU-Equo en Castilla y León. / EUROPA PRESS
Publicidad

Los grupos parlamentarios de PSCyL, Podemos e I-Equo estudian personarse como parte acusadora en la denominada ‘trama Enredadera’ por sus implicaciones en Castilla y León, cuestión que ha acaparado el debate este viernes en las reuniones de la Mesa de las Cortes y la Junta de Portavoces que han servido para fijar el nuevo periodo de sesiones hasta el mes de diciembre.

Los portavoces de estos tres grupos, José Francisco Martín, Pablo Fernández y José Sarrión, respectivamente, anunciaron que la gravedad de la trama en cuyo epicentro figura el empresario José Luis Ulibarri, acusado de presunto trato de favor en las adjudicaciones de obra por parte de la Junta y distintos ayuntamiento de la Comunidad, podría llevar a sus respectivas formaciones a personarse como acusación para tratar de desenmarañar la presunta comisión de delitos.

Comparecencia

La referida trama, junto con la comparecencia del consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez Quiñones, el próximo miércoles a petición propia, a partir de las 17 horas en la comisión correspondiente, para dar explicaciones sobre sus conversaciones con el empresario, han centrado precisamente la jornada celebrada este viernes en las Cortes en la que se ha acordado el nuevo periodo de sesiones en la Cámara.

“Estamos aún ante la punta de iceberg de una gran madeja”, ha advertido el portavoz de IU-EQUO, José Sarrión, quien, en declaraciones a los medios, resume la situación en el hecho de que durante más de veinte años los ciudadanos de la Comunidad “están gobernados por políticos puestos al servicio de grupos empresariales oscuros para enriquecerse del erario público”.

Pero además, su grupo y el resto de la oposición se quejan de que las explicaciones que Suárez-Quiñones facilitará el próximo miércoles, 5 de septiembre, sobre sus conversaciones con Ulibarri no serán en un pleno sino en una comisión presidida, además, por el alcalde de Villaquilambre, el ‘popular’ Manuel García, quien también figura en la investigación de la ‘Enredadera’ y al que consideran “juez y parte a la vez”, de ahí su petición unánime, aún no atendida, para que sea sustituido.

“A lo mejor terminamos por preguntar también al presidente de la comisión”, apuntó con ironía el socialista José Francisco Martín, quien muestra serias dudas sobre la designación de García para presidir la comisión por razones “técnicas, teóricas y estéticas”, y recuerda que su grupo solicitó una relación de todos los contratos adjudicados a empresas vinculadas con Ulibarri.

Rotundo

Aunque Martín reconoce que en los últimos años no fueron numerosos, “debido a que muchas de sus empresas están en procesos concursales o liquidación, lo cierto es que hay un número ingente de contratos en años anteriores”.

Todavía más contundente se mostró el líder de Podemos, Pablo Fernández, al recriminar al PP haber situado a Castilla y León en la “zona cero” de la corrupción en España, algo que, junto con “la pérdida de empleo, se ha convertido en santo y seña de esta Comunidad”, sin olvidar la presunta implicación en la trama ‘Enredadera’ de otras formaciones, en alusión al PSCyL y Cs, por “gobernar como si esto fuera un cortijo al servicio de los empresarios, que han sido los verdaderos gobernantes”.

El líder de la formación morada asegura sentirse “perplejo y asombrado” del intento del PP de normalizar lo ocurrido respecto de unas conversaciones en las que el consejero de Fomento aparece en unas escuchas afirmando a Ulibarri: “La administración soy yo”.

Aunque Ciudadanos aún no se ha pronunciado sobre una posible personación en las investigaciones de la ‘Enredadera’, su portavoz, Luis Fuentes, coincide con su homólogos de PSCyL, IU-EQUO y Podemos a la hora de censurar las explicaciones del presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, el propio Suárez-Quiñones y responsables del PP en la Comunidad tratando de justificar “como algo absolutamente normal las informaciones privilegiadas a través de conversaciones privadas”.