48_Colegio-Maristas-Sergio-Calleja-Nominado-Mejor-Profesor_KAM3670
El profesor del Colegio Marista de Segovia, Sergio Calleja Muñoz —en el centro— posa orgulloso junto a sus alumnos. / KAMARERO
Publicidad

Sergio Calleja Muñoz habla con pasión del ejercicio del magisterio, está feliz en el aula y siente admiración por los adolescentes en los que ve más virtudes que defectos. Este amor por enseñar y aprender que Sergio Calleja cultiva con honestidad y alegría desde hace 16 años en el Colegio Marista de Segovia Nuestra Señora de la Fuencisla ha resultado ser contagioso y correspondido por sus alumnos que le han llevado hacia la final de los ‘Goya’ de la enseñanza.

Un grupo de alumnos maristas presentó, por iniciativa propia, a Sergio Calleja Muñoz como candidato a los Premios Educa Abanca al mejor docente de España 2018. En sus segunda edición, este prestigioso certamen que convocan las plataformas Educa y MIAC —Maestros Innovadores y Alumnos Competentes—, ha recibido 2.500 propuestas realizadas por estudiantes y padres de escolares. En el apartado destinado a profesores de Educación Secundaria se han concentrado 550 nominaciones, de las que han salido seleccionados los “cincuenta principales”, entre los que está el segoviano de adopción Sergio Calleja Muñoz, y de los que saldrán los galardonados.

El profesor que imparte Filosofía, Literatura y Latín en las aulas de cuarto de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y en Bachillerato del colegio Marista de Segovia desconoce los argumentos han podido ofrecer sus jóvenes mentores y explica que ahora él debe presentar al jurado documentación sobre los proyectos innovadores que lleva a cabo en el aula, sus publicaciones y cursos de formación. Pase lo que pase este entusiasta de la enseñanza ya se siente premiado. “Ahora depende de si he escrito o publicado mucho pero que sean los propios alumnos los que te hacen estar en la lista es ya es un premio”, comenta agradecido Sergio Calleja.

Dice estar convencido de que no es el que más sabe pero “puedo asegurar que sigo entrando a clase con la misma pasión e ilusión que el primer día”. El objetivo de este maestro vocacional es que sus alumnos, a la vez que asimilan los contenidos de las materias, “aprendan a pensar, aprendan quiénes son, aprendan qué lugar quieren ocupar en este mundo y que aprendan cómo vivir de una manera más feliz”. “Que sepan Platón está genial pero —añade— lo que quiero es que Platón les ayude a vivir mejor”.

Sergio Calleja cree que se ha hecho mucho daño a esta pedagogía al eliminar la asignatura de Filosofía en segundo de Bachillerato. “Hay alguien que está ideando el sistema educativo que quiere que los chicos solo memoricen, estudien, sean ingenieros en empresas y ejecuten…” Y entiende Calleja que ese mismo poder que no quiere que los chicos piensen, se empeña en decir que no valen, cuando su experiencia muestra lo contrario. “Son adolescentes con muchas inquietudes, que controlan idiomas, viajan y tienen el mundo muy cerca; ¡claro que no les gusta estudiar, pero sí aprender!”, exclama.

El candidato al premio nacional sostiene que si sientas a diez adolescentes juntos a pensar, mostrando confianza en ellos, “pueden cambiar el mundo, perfectamente”.