PP y PSOE se enzarzan en las Cortes por la reducción del déficit público

Un intenso debate, en el que intervino la consejera de Hacienda, acabó en una bronca tras negarse la presidencia del Parlamento a conceder un turno de réplica a los socialistas

0

Los grupos parlamentarios Socialista y Popular se enzarzaron ayer en las Cortes a raíz de una proposición no de ley de los primeros en la que instaban a la Junta a asumir su cuota de responsabilidad y colaborar con el Gobierno de España en la reducción del déficit público.

Tras un intenso debate iniciado por el procurador socialista Pascual Fernández, y contestado por el ‘popular’ Jesús Encabo, el presidente de las Cortes, José Manuel Fernández Santiago, permitió a la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, presente en el Hemiciclo y en base al Reglamento de la Cámara, entrar en el debate por alusiones, si bien más tarde interpretó que no debía hacer lo mismo de nuevo con Fernández, quien solicitó su intervención vehemente y con el apoyo de toda su bancada.

Ello llevó, en el momento más álgido del Pleno, a que el presidente del Parlamento se viera obligado a llamar a los portavoces de ambos grupos y al letrado para consensuar una decisión. Finalmente, y entre gritos de «esto es una burla» por parte de los socialistas, Fernández Santiago no dio pie a la réplica de Pascual Fernández, lo que incendió aún más los ánimos en la Cámara, ya hasta el final de la sesión, con continuas referencias y comparaciones entre los diferentes gobiernos.

Esta riña fue causada después que el PSOE pidiera al Gobierno regional colaboración en la reducción del déficit, propuesta que después del enfrentamiento salió aprobada con los votos a favor de los socialistas y la abstención de los ‘populares’. En su planteamiento, Fernández solicitó a la Junta que para disminuir el déficit de 1.2000 millones antes de 2013 «deje de pedir más financiación al Estado para desarrollar competencias autonómicas», y planteara un programa de «equilibro presupuestario para después de 2013, que no incluya el ahorro generado con el descenso del sueldo de los funcionarios».

Tras su primera intervención, Encabo calificó la propuesta de «oportunista» y consideró que la Junta siempre ha sido «cautelosa» con la deuda pública y con el control del déficit. En su segundo turno, Fernández definió la posición del PP en la crisis como «antipatriótica, mezquina y lamentable».

Fue en ese momento, en el que el presidente de las Cortes permitió la entrada en el debate de Del Olmo, después de que Pascual Fernández asegurara que la Junta dispone de una cantidad importante gracias a la financiación autonómica del Estado. En este sentido, la consejera recordó que el Gobierno había prometido 11.700 millones para la financiación de las comunidades autónomas, «pero no lo ha cumplido y, apenas se ha quedado en 9.000, de los que sólo 2.000 se destinan a los gobiernos autonómicos como compensación al impuesto de sucesiones».