La procuradora ‘popular’ Marta Maroto cree que el Gobierno quiere volver a un sistema educativo paternalista.
La procuradora ‘popular’ Marta Maroto cree que el Gobierno quiere volver a un sistema educativo paternalista. / e.p.
Publicidad

El Grupo Parlamentario Popular y el de Ciudadanos se unieron en torno a una Proposición No de Ley (PNL) de los ‘populares’ a través de la que se exige al Gobierno central que retire el anteproyecto de ley por el que se modifica la LOMCE y se avance desde el “diálogo” un Pacto Educativo que permita el desarrollo “de un modelo de calidad”.

En concreto, la procuradora ‘popular’ Marta Maroto lamentó que desde el Gobierno central no vean necesario llegar a un acuerdo “desoyen todo”. Así, consideró que la modificación normativa propuesta desde el Ejecutivo central se “olvida” de la excelencia y vuelve al “paternalismo” y cuestionó medidas como que un estudiante pueda lograr el título en Bachillerato con una asignatura suspensa.

De este modo, finalmente se aprobó la necesidad de retirar el anteproyecto y se instó al Gobierno a promover un Pacto Educativo que permita el desarrollo de un “modelo de calidad” que fomente aspectos como la formación profesional dual, los itinerarios, la evaluación de conocimientos, la libertad de los padres en la elección de centros, la vertebración nacional de los contenidos y el bilingüismo.

Pacto nacional

Por su parte, la procuradora de Ciudadanos, Belén Rosado, argumentó el voto favorable de su grupo a esta iniciativa del PP e insistió en que no entiende que el PSOE rompa el pacto nacional por la educación. “Se les ha visto demasiado el plumero”, lamentó Rosado, quien criticó que desde el Ejecutivo central no se haya contado con el colectivo educativo.

“No vamos a estar con ese proyecto de Ley, estamos a favor de que lo devuelvan, lo consensuen y luego nos lo traigan al Congreso como tiene que ser”, concluyó. Sin embargo, la procuradora de Podemos Lorena González aseguró que a su grupo le gusta la filosofía de la reforma de la LOMCE aunque no es “suficiente”, ya que, por “premura” no ha habido espacio para aportaciones del colectivo educativo.

A pesar de esta apreciación insistió en su rechazo a la iniciativa del PP, ya que son los “menos indicados” para criticar la “falta de diálogo”. “Les pido más responsabilidad y respeto”, aseveró.

Por su parte, el procurador socialista Fernando Pablos lamentó que el PP de un “mitin” con la presentación de esta iniciativo, ya que, a su juicio modificar la LOMCE es una obligación “democrática” porque tiene un consenso “más amplio” que cuando se aprobó.

Así, presentó una enmienda para modificar el sentido de la PNL con el fin de señalar que las Cortes “muestran inequívocamente su respaldo a la gestión autonómica de la educación”, algo que no se votó pero con lo que el PP se mostró de acuerdo como ya avanzó el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, tras su reunión con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.