El presidente de la Diputación de Burgos, César Rico, junto al Consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez-Quiñones. / E.P.
Publicidad

El partido Ciudadanos renunció ayer a presidir la Diputación de Burgos, a pesar de que así lo había acordado con el PP a nivel nacional y como contraprestación a su apoyo en la Junta, por lo que el actual presidente en funciones, César Rico, será investido de nuevo mañana. Rico llegó a un acuerdo con Ciudadanos, cuyo cabeza de lista para la Diputación, Lorenzo Rodríguez, se postulaba hasta el martes para presidir la institución provincial, pero que finalmente asumió la directriz de la Secretaría de Acción Institucional de Ciudadanos a nivel autonómico, al frente de la que está el procurador autonómico David Castaño.

Rodríguez aseguró a los periodistas que la decisión la ha tomado con conocimiento de instancias superiores de Cs, aunque reconoció que no ha llegado a comunicárselo a su cabeza de lista autonómico, Francisco Igea.

Partido Grande

“Ciudadanos es un partido muy grande y he hablado con la Secretaría de Acción Institucional, que es la que lleva estas cosas”, precisó Rodríguez, quien explicó que el acuerdo por el cual renuncia a la presidencia implica que asumirá la vicepresidencia y la portavocía de la Diputación, además de las Presidencias de las Comisiones informativas de Personal, Planes Provinciales y Contratación y Junta de Compras.

Respecto a su renuncia a la presidencia, Rodríguez insistió en que tenía claro que con solo tres diputados es “muy difícil” poder gobernar, por lo que lo importante es haber logrado un acuerdo para que gobiernen trece diputados, los de Ciudadanos y los diez del Partido Popular.

Por su parte, el todavía presidente en funciones de la corporación provincial, César Rico, explicó que la decisión sobre “las personas” se ha tomado después de contar con un acuerdo programático entre ambas formaciones que incluye 66 puntos.

El acuerdo se alcanzó tras dos reuniones, la última de ellas en la mañana de ayer, en la que se realizaron dos pausas, cada una de ellas de media hora, en las que el cabeza de lista de Ciudadanos estuvo casi de forma permanente hablando por teléfono.

Con este pacto, Cs aceptó incumplir en la Diputación de Burgos su acuerdo de pactos locales y provinciales fraguado a nivel nacional entre el PP y Ciudadanos justo antes de la constitución de los ayuntamientos que implicaba, entre otras cosas, que el partido ‘naranja’ presidiera la Diputación de Burgos y, de paso, cumpliera la exigencia planteada por Francisco Igea (Cs) sobre limitación de mandatos, ya que Rico llevaba ya ocho años al frente.

El acuerdo programático acordado por el PP y Cs en el ámbito autonómico abrió la puerta a que los casos de César Rico, en Burgos; Jesús Julio Carnero, en Valladolid y Javier Iglesias en Salamanca pudieran sortear la exigencia planteada inicialmente por Igea, quien demandó que dejaran de ostentar esos cargos.