Naturaleza accesible

Una docena de espacios naturales de Castilla y León ha adaptado parte de sus infraestructuras para permitir el acceso a todo tipo de visitantes

El Parque Natural Lago de Sanabria (Zamora), la Reserva Natural del Valle de Iruelas (Ávila), Picos de Europa (León) o el Parque Natural de Las Batuecas-Sierra de Francia (Salamanca) son algunos de los espacios naturales de la región que ya han transformado parte de sus instalaciones para abrirlas al turismo accesible. Casas del parque, miradores y sendas son algunos de los rincones que se han adaptado para que toda la ciudadanía pueda disfrutar de un turismo más democrático. Además, algunos de los parajes más emblemáticos de la Comunidad Autónoma han dejado o dejarán de ser un misterio para el colectivo invidente gracias a la instalación de mapas, cartelería y láminas en relieve.

Facilitar el disfrute de la naturaleza a personas con movilidad reducida es uno de los objetivos de la Consejería de Medio Ambiente, que en los presupuestos del próximo año prevé acondicionar más de 250 kilómetros de nuevos senderos señalizados para avanzar en la implantación de condiciones de accesibilidad. Durante los próximos doce meses continuará la ejecución del sendero de gran recorrido del Río Duero en los tramos de Aranda de Duero (Burgos), Quintanilla (Valladolid) y Peñafiel (Valladolid), entre otros.

La intervención en el Parque de Sanabria es uno de los proyectos donde más y mejor, a juicio de los expertos, se ha invertido. De hecho, las actuaciones han sido reconocidas por el Premio de Accesibilidad en Espacios Naturales Protegidos que concede Caja Madrid. En el entorno del mayor lago glaciar de la Península Ibérica, con la contribución económica de 251.180 euros realizada por la Obra Social Fundación La Caixa, se han hecho accesibles cinco enclaves estratégicos. Entre ellos, los accesos a la playa de Viquiella, donde además de disponer de aparcamientos y zona recreativa con bancos y mesas adaptadas, una rampa de madera y una silla anfibia de uso gratuito permite disfrutar del baño a visitantes con movilidad reducida. Dos miradores, el de Neveira en San Martín de Castañeda y el de Forcadura en Vigo de Sanabria, también han sido adaptados, al igual que la oficina de información ubicada en la carretera hacia San Martín de Castañeda y la senda conocida como Laguna de Peces.

En Ávila, en el Reserva Natural del Valle de Iruelas, el recorrido por la senda del embalse del Burguillo está adaptado para visitantes que acudan en silla de ruedas. En la provincia de León, en el Parque Regional Picos de Europa actualmente se está preparando un proyecto que permitirá la futura construcción de dos sendas accesibles, una en el entorno de Puebla de Lillo y otra en la zona de La Reina (Boca de Huérfano). Además, está en construcción la casa del parque de Las Médulas, una infraestructura que será completamente accesible y cuyo proyecto exterior contempla la creación de sendas y espacios accesibles.

FuenteEva Vicente Sutil /ICAL 
Compartir