Matt Dillon lamenta que la gente tenga “miedo a ser honesta”

El actor recibe la Espiga de Honor de la 63 Semana Internacional de Cine de Valladolid

71
MATT DILLON EN VALLADOLID
El actor y director Matt Dillon posa frente al logo de la Seminci antes de recibir la Espiga de Honor. / efe
Publicidad

El actor estadounidense Matt Dillon, quien recibió la Espiga de Honor de la 63 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) por su extensa y versátil carrera, lamentó que la gente tenga “miedo a ser honesta” para evitar resultar ofensiva.

“Las generaciones son fronteras artificiales pero es cierto que reina la hipersensibilidad entre los más jóvenes y nunca sabes cuándo vas a resultar ofensivo para alguien”, afirmó Dillon ayer durante un encuentro con la prensa en el Museo Patio Herreriano de Valladolid.

En este sentido, explicó que impera en la sociedad una especie de “censura privada” y, por otro lado, señaló que “aunque las nuevas generaciones tienen más información en sus manos, también atesoran menos experiencia”, por eso se muestran “más naíf” (ingenuos).

Precisamente, esa experiencia adquirida a lo largo de su carrera es la que más le ha ayudado a sacar adelante sus proyectos más temerarios. Una única vez al frente de la dirección del largometraje ‘La ciudad de los fantasmas’ le bastó a Dillon para asegurar que le ha “encantado” el experimento y que “no será la última vez”, pues ya prepara un documental sobre el músico cubano Francisco Fellove.

El director del festival, Javier Angulo, quien acompañó a Dillon durante la rueda de prensa, descubrió al actor como “el mayor representante del cine independiente norteamericano”. Un título con el que el actor americano se siente cómodo, aunque no acabe de identificarle del todo, pues ha reconocido que no se considera un “populista”, que apuesta por la “calidad” y que el “éxito en taquilla no es su único objetivo”.

Sin embargo, también ha recordado que “todo el mundo tiene que ganarse la vida” y que es “arriesgado” ser actor. “Hay trabajos que dan miedo, vergüenza o que tocan el ego” pero esa osadía suele dar lugar a un “sentimiento de recompensa”, ha admitido.

Así, confesó que tuvo esa sensación “todos los días del rodaje” del filme ‘The House That Jack Built’ (La casa de Jack), dirigida por Lars von Trier y protagonizada por Dillon.

El actor describió a von Trier como un director “oscuro” y cree que “no puede existir un personaje más malvado” que Jack, a quien interpreta, pues se trata de un asesino en serie. A pesar de ello, ha confirmado que el danés se encuentra “entre los mejores” de su lista de directores predilectos y que el rodaje fue una experiencia “creativa”.

A pesar de la experiencia “única” que le brindó interpretar a Jack, encontrar un personaje preferido se ha antojado una tarea imposible para el actor, quien considera que “el mejor regalo de su profesión es la posibilidad de explorar diferentes vidas a través de la piel de otros”.

En este sentido lamentó que el cine esté cada vez menos enfocado a la evolución de los personajes. “Es triste”, confesó, porque su trabajo consiste en “interpretar un papel que tenga coherencia en la película” y no en analizar su realidad política.

No obstante, al contrario que ocurre con sus personajes, Dillon sí que se ha implicado para hablar de Donald Trump. “Nadie está contento con la situación”, admitió el actor.