Más de doscientos trabajadores se manifestaron en defensa del empleo

UGT y CCOO valoraron de forma muy positiva la respuesta de los segovianos

1

Sin ningún tipo de incidente se desarrolló ayer la manifestación convocada desde UGT de Segovia y la Unión Provincial de Comisiones Obreras por el centro de la capital con el lema ‘Por la defensa del mantenimiento del empleo’. Los secretarios provinciales de ambas centrales sindicales, José Centeno e Ignacio Velasco, encabezaron la marcha tras una pancarta con ese mensaje dirigido a las Administraciones central y autonómica, a la patronal y a bancos y cajas de ahorro.

Poco después de las 19,30 horas partían los manifestantes desde la calle de Los Coches, frente a la sede de la Federación Empresarial Segoviana, para culminar en la Plaza Mayor a las 20,10 horas, donde la periodista Carmen Martín, de Onda Cero Radio, leyó un manifiesto consensuado por las dos organizaciones convocantes. Tanto Centeno, de UGT, como Velasco, de CCOO, valoraron de forma “muy positiva” el seguimiento de la movilización, teniendo en cuenta que era día laborable y comenzó cuando todavía no había cerrado el Comercio ni había finalizado la jornada laboral en muchas empresas.

Según el análisis de los sindicatos mayoritarios en la provincia, las empresas “se están deshaciendo masivamente de los trabajadores con contrato temporal, incidiendo de manera especial en los colectivos de jóvenes y mujeres” y la negociación colectiva “está interrumpida por la negativa de muchos empresarios a tratar con la representación sindical ninguna mejora laboral”.

Además, consideran que deben ser las empresas pequeñas y medianas, una vez superadas sus dificultades, quienes “tomen la iniciativa e impulsen un nuevo modelo productivo”, con mayor valor añadido y mejores prestaciones laborales.

En el manifiesto, estas centrales demandan a las empresas “que renuncien a un uso indebido de los Expedientes de Regulación de Empleo (EREs), como método para realizar ajustes de plantilla no necesarios y más baratos”, así como “que mantengan el poder adquisitivo de los trabajadores, frente a la pretensión de algunas asociaciones patronales de negociar a la baja las revisiones salariales y los nuevos salarios”. En este sentido, piden a los empresarios “que renuncien al chantaje de la moderación salarial como medio engañoso de salvar el empleo existente” y se oponen a la congelación salarial y a los recortes en los sueldos.

Consideran también que las entidades financieras, que recibieron críticas muy duras de algunos manifestantes, tienen una “alta cuota de responsabilidad” en la crisis y por ello piden que “favorezcan la financiación de empresas a fin de que éstas mejoren su liquidez, máxime teniendo en cuenta que el Estado está inyectando en la banca grandes cantidades de dinero para que estas entidades asuman un riesgo que hoy en día no están asumiendo”.

Entre las exigencias dirigidas al Ejecutivo central, señalan que tiene que mantenerse firme y no ceder a las presiones de las organizaciones patronales, “que pretenden que la crisis la paguemos los trabajadores, abaratando más aún el despido e implantando nuevos modelos de contratos de trabajo que favorezcan la precariedad laboral”.

Dirigiéndose a la Junta, afirman que deben desarrollarse con urgencia las medidas pactadas en el Consejo del Diálogo social y firmadas en febrero”, dirigidas a paliar los efectos de la crisis en los trabajadores despedidos, inmersos en EREs temporales o los parados que no reciben prestaciones por desempleo.

Los manifestantes exigen que el Gobierno autonómico no dilate tampoco “las medidas que diseñó unilateralmente para paliar la crisis”, presentadas en mayo del año pasado, salvo la libertad de horarios comerciales, a la que se oponen.

La próxima movilización tendrá lugar el próximo mes de mayo.