La Ley permite exonerar a particulares y autónomos del pago de deudas si se demuestra que se actuó “de buena fe”.
La Ley permite exonerar a particulares y autónomos del pago de deudas si se demuestra que se actuó “de buena fe”. / E.p.
Publicidad

Más de 295 personas en situación de sobreendeudamiento en Castilla y León han solicitado acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad, lo que representa el 3,9 por ciento del total en España, según datos de un estudio de Repara Tu Deuda. Familias que avalaron a sus hijos para la compra de un piso, negocios embargados tras la crisis o cuentas bloqueadas por impagos de tarjetas de crédito o mini créditos, es el perfil de los particulares y autónomos que han iniciado los trámites para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad en la Comunidad.

Así, Castilla y León se sitúa en el sexto puesto del ranking nacional, por detrás de Cataluña (3.023 solicitudes), Madrid (966), Valencia (832), Andalucía (505) y Aragón (412), como indicó la empresa encargada del balance en un comunicado recogido por los medios de comunicación. De los 7.540 casos en España, Repara tu deuda ha gestionado más del 89 por ciento, consiguiendo “éxito total” en los que ya han finalizado, y también se encargó del 85 por ciento de las solicitudes realizadas en Castilla y León.

Desde la empresa, indicaron como claves del éxito de la solución de estos casos es contar con los “mejores abogados en el ámbito jurídico, utilizar la tecnología digital y no olvidar el factor humano”, y recordaron que en países europeos como Italia, Alemania o Francia, en los que existen mecanismos de segunda oportunidad desde hace más de siete años, se realizan aproximadamente entre 100.000 y 180.000 casos al año.

La Ley de la Segunda Oportunidad permite exonerar a particulares y autónomos del pago de deuda a acreedores siempre que se demuestre que previamente han actuado “de buena fe” e intentado un acuerdo con los acreedores para aplazar la deuda y fijar un calendario de pago inferior a diez años.

Si no se logra dicho acuerdo, pueden solicitar un concurso de acreedores y solicitar ante el tribunal la exoneración de la deuda, si bien, como explicó la empresa, no hay juicio ni el cliente tiene que declarar “delante de los micros”.

Situación crítica

“Lo primero que debería hacer una persona que se encuentra en una situación crítica es buscar asesoramiento y recurrir a profesionales especializados que estudien su caso en profundidad”, apuntó Repara Tu Deuda, para precisar que a sus oficinas acuden personas “desesperadas” y que “no ven salida”.

El procedimiento para acogerse a dicha ley se inició con la solicitud de nombramiento de un mediador concursal, quien convocó a los acreedores y al deudor a fin de lograr un acuerdo extrajudicial de pagos. De no existir acuerdo, se tramita ante el juzgado competente un concurso consecutivo de acreedores que, de cumplirse con los requisitos legales, finalizará con la exoneración de las deudas, concediéndose el BEPI o lo que es lo mismo, la cancelación de la deuda.

No obstante, existen una serie de pasos y requisitos para ser beneficiario de esta segunda oportunidad, ser particular o autónomo, no tener antecedentes penales, que la deuda sea inferior a cinco millones y no contar con concursos culpables anteriores, matizó la empresa ante los medios de comunicación.