Marcos defiende que el rechazo a los PGE beneficia a Castilla y León

La portavoz de la Junta cree que la devolución afecta positivamente a los intereses regionales

48
La portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos. / Europa press CASTILLA Y LEÓN.-Consejo.-Modificados los decretos que regulan el juego para reducir las cargas administrativas en pro de la dinamización (Foto de ARCHIVO) 27/09/2018
Publicidad

La portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, se mostró convencida de que la devolución del proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019 es una “buena noticia” para la Comunidad Autónoma que, según reivindicó, no se creyó en su días las cuentas del “gran capitán”, en referencia al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al que acusó una vez más de pretender gastar más de lo que tiene.

Tras insistir en que la devolución del proyecto de presupuestos generales del Estado de 2019 afecta “positivamente” a los intereses de Castilla y León, Marcos se mostró convencida de que el hecho de que no haya presupuestos generales es una “buena noticia” para los ciudadanos que se van a beneficiar de lo que ya estaba comprometido por el Gobierno de Mariano Rajoy y “se podía pagar”, con el ejemplo de la subida de sueldo a los funcionarios o la subida de las pensiones.

Dicho esto, ha defendido que la no aprobación de las cuentas del Gobierno de Pedro Sánchez evita “todo lo negativo” que suponían para los intereses de los ciudadanos de Castilla y León, como la subida de impuestos, la desinversión en la Comunidad para llevar dinero a otros territorios o la aplicación de criterios de reparto de fondos “allí donde hay más población” por lo que abundarían en la despoblación.

“A Castilla y León el hecho de que no se hayan aprobado esas cuentas le beneficia”, sentenció la portavoz que ha aclarado que desde el punto de vista administrativo no tendrá consecuencias ya que, “en un ejercicio de prudencia”, la Junta apostó en su día por la prórroga de sus propias cuentas porque no se creía las cuentas que se estaban contando por lo que ahora no tendrá que paralizar ni bloquear unos gastos por falta de fondos.

“Es una ventaja no habernos creído esas cuentas del gran capitán que no se ha creído nadie”, constató la portavoz de la Junta, que evidenció una vez más las diferencias entre las distintas cifras de entregas a cuenta que ha ofrecido el Gobierno por lo que ha abogado por seguir negociando con el Estado para ver cómo quedan esas entregas a cuenta (reclama las de julio y no las de diciembre) y encontrar una solución a los 350 millones que faltan para poder cubrir el gasto de 2018 en los servicios públicos esenciales.

“Esos presupuestos se gastaban lo que no tenían y si no hay dinero no se puede gastar”, concluyó la portavoz que aseguró que la Junta de Castilla y León seguirá trabajando con su prórroga.