El presidente del Partido Popular de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, en una rueda de prensa.
El presidente del Partido Popular de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, en una rueda de prensa. / europa press
Publicidad

El presidente del Partido Popular en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, reconoció que está “en contacto” con los responsables provinciales del partido y que se reunirá con ellos en los “próximos días”, al igual que con la Dirección Regional, para “analizar la situación” ante la elección de un nuevo líder nacional del Partido Popular. Sobre posibles candidatos a esta responsabilidad, Fernández Mañueco aseguró que los ‘populares’ de Castilla y León no tienen fijada una “posición”, algo que afrontarán en los próximos días, con el propósito de salir de este enclave “más fuerte y más unidos”.

Aunque no quiso hablar de una candidatura “ideal”, sobre la que le han preguntado los medios, sí que reconoció que su propósito es que los integrantes del PP de Castilla y León vayan “todos a una”, en el caso de que haya varios aspirantes.

Aun así, insistió en mantener “prudencia y discrección”. “No es el momento adecuado para hablar de personas ni requisitos”, señaló en Salamanca, en un encuentro en el que la prensa le pidió también su opinión sobre las palabras de unidad de José María Aznar, sobre lo que ha dicho: “sin comentarios”.

En este sentido, el presidente del Partido Popular en Castilla y León lamentó la composición “efectista” del nuevo Gobierno liderado por el socialista Pedro Sánchez y, aunque reconoció que “hay que darle tiempo”, recordó los “antecedentes” de algunos de sus miembros.

En esta recapitulación por algunos de los nuevos miembros del Consejo de Ministros, Fernández Mañueco comenzó por la nueva vicepresidenta, Carmen Calvo, de quien recordó por su paso “sectario con Salamanca, con Castilla y León, con los ‘papeles del Archivo’ de todos los españoles”, cuando estuvo al frente de Cultura con el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

“Creo que, desde luego, tiene que comportarse de una manera distinta como vicepresidenta”, apostilló. Asimismo, continuó con la ministra de Economía, Nadia Calviño, de quien señaló que fue “responsable” desde su anterior cargo en Bruselas de “un recorte inicial” de la PAC para los agricultores y ganaderos del 30 por ciento, que luego se pudo rebajar hasta “el cinco por ciento”.

Intereses regionales

En cuanto a la responsable de la cartera de Hacienda, María Jesús Montero, criticó que la política andaluza haya mostrado hasta ahora unos “postulados” que “no han coincidido con los intereses de Castilla y León” y que sea “una convencida de subir los impuestos”, enfatizó.

Respecto a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, el responsable regional del PP incidió en que la nueva integrante del Ejecutivo se haya mostrado “rotundamente en contra de las térmicas”, lo que supondría una pérdida de “muchos puestos de trabajo” en las provincias de León y Palencia, y lo que también conllevaría a una “subida de la factura eléctrica”.

Tras estas reflexiones en Salamanca, donde asistió a la inauguración de las nuevas instalaciones del sindicato CSIF en la provincia, Fernández Mañueco concluyó recordando que los gobiernos socialistas al frente de La Moncloa han coincidido con “olvido y marginación de los intereses de Castilla y León”. Finalmente, en cuanto a los pasos políticos a dar por el nuevo Ejecutivo, el político ‘popular’ lamentó que Pedro Sánchez, salvo del acuerdo para mantener los presupuestos, “poco o nada” habló durante la moción de la “agenda de Gobierno”.

“Entendemos que hay una agenda secreta en este Gobierno que tiene que ir resolviendo con los separatistas y nacionalistas”.