El presidente electo de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco. / Efe
Publicidad

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, anunció ayer que será “leal pero exigente” ante el Gobierno de España en los retos que comparten y se ofreció para hacer “realidad los sueños de la gente” de esta Comunidad. En sus primeras palabras tras jurar su nuevo cargo en un acto desarrollado en el hemiciclo de las Cortes de Castilla y León, Mañueco se dirigió a la ministra de Industria en funciones, Reyes Maroto, para ofrecer y pedir colaboración en asuntos como la reforma de la financiación autonómica, las infraestructuras, la defensa de la agricultura en Europa y el reto demográfico, con una lealtad que también extenderá a “la construcción del futuro de la Nación y en la defensa de la unidad de España”.

Mañueco se detuvo en la concreción del nuevo modelo de financiación autonómica para reivindicar que debe “tener en cuenta las singularidades” de Castilla y León, en referencia a la dispersión de su población en muchos pueblos en mucha extensión de terreno y el envejecimiento de sus habitantes, entre otros condicionantes.

El presidente insistió en que serán la “moderación”, las “políticas de centro y liberales” las que marquen la acción de su gobierno porque es lo que “han elegido” los ciudadanos: “Tenemos mucha tarea por delante, pero no nos van a faltar ni fuerza ni ilusión”, aseguró para referirse al líder de Ciudadanos, Francisco Igea.

Mañueco sostuvo que “el gobierno transformador” que pretende dirigir debe afrontar los “desafíos” de la Comunidad, entre los que ha citado la mejora de la calidad de los servicios públicos, el combate de la despoblación, el impulso del desarrollo rural, la generación de empleo como motor de la economía y también “insistir en las políticas de transparencia y buen gobierno”.

En este sentido, se propuso hacer “realidad los sueños de la gente, sus aspiraciones y sus anhelos”, hasta ofrecer a los habitantes de esta Comunidad “la mejor” tierra “para vivir”. Con estas palabras, pronunciadas en la parte final del discurso, se refirió a una cita del poeta Pablo Neruda, nacido ayer hace 115 años, en la que planteaba que “queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños”.

Para cumplir todos los retos que se ha marcado para la legislatura que arranca, Mañueco pidió la ayuda de todos los presentes en el acto y cerró su intervención con un “ruego a Dios” para que le ayude en este propósito.

Maroto

Por su parte, la ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, la vallisoletana Reyes Maroto, ofreció la “plena disposición” del Gobierno central para abordar conjuntamente y cooperar con el nuevo Ejecutivo de Castilla y León en la resolución de los problemas de los ciudadanos.

Entre sus socios de gobierno, el presidente de las Cortes, Luis Fuentes (Cs), le deseó “suerte, buen criterio y decisiones acertadas”, pues esto estará unido “indefectiblemente” al éxito de Castilla y León. Asimismo, el líder nacional del PP, Pablo Casado, respaldó con su presencia a Mañueco, a quien ofreció su “más absoluto apoyo” y confió en que lo mismo que se ha producido en Castilla y León se producirá pronto en las comunidades de Madrid y Murcia, aunque en ese caso también debe entrar en juego Vox, además del Partido Popular y Ciudadanos.