Alfonso Fernández Mañueco alaba la figura y el trabajo de su vicepresidente, Francisco Igea (Cs). / EFE
Publicidad

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, compara al vicesecretario de Organización del PP, el vasco Javier Maroto, con el escritor, filósofo y exrector de la Universidad de Salamanca Miguel de Unamuno para defender su designación como senador.

Preguntado por la justificación para que alguien sin vinculación con Castilla y León pueda ser senador por esta autonomía, Mañueco sostiene que “Unamuno era vasco y defendió como nadie esta tierra en el Congreso de los Diputados”.

Así, asegura que el nombre de Maroto ha surgido “de una reflexión y pensando en lo mejor desde Castilla y León y pensando en un proyecto global para España”, convencido de que va a “defender los intereses de esta región y va a tener mucha fuerza para hacerlo”, en referencia a su posición de número tres del PP a nivel nacional.

“¿Qué hacía Unamuno defendiendo a Salamanca en el Congreso de los Diputados? Lo importante no es dónde se vive, sino el compromiso que se tiene”, remata Mañueco.

Sobre el nuevo proyecto en la Junta, de la mano con Ciudadanos, Mañueco asume que “en las organizaciones humanas siempre hay diferencias y eso hace que las sociedades avancen”, aunque se muestra confiado en el éxito de su relación con el vicepresidente Francisco Igea: “nos estamos entendiendo muy bien”, dice.

Nuevo proyecto

De hecho, llega a afirmar que no va “encontrar mejor vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia” que Igea, quien en su opinión, “a pesar de lo que pueda parecer, tiene un gran sentido del humor”.

“No sólo es un compañero sino uno socio leal que va a ejercer dentro del Gobierno esa portavocía única”, remata sobre Igea, a quien insiste en calificar de “hábil y duro negociador”.

Sobre el resto de aportaciones de Ciudadanos al Gobierno, en el caso del nuevo consejero de Empleo e Industria, Germán Barrios, destaca que “ha tenido responsabilidades muy importantes en el PP”, aunque tuvo que dejar la militancia “por ocupar el puesto de presidente del Consejo Económico y Social”.

En el caso de la consejera de Sanidad, Verónica Casado, y de Cultura y Turismo, Javier Ortega, afirma que “traen un espíritu muy distinto a lo tradicional”.

Sobre el apartado programático, el presidente manifiesta que su gobierno ya trabaja en la eliminación del impuesto de Sucesiones, pero que será después del verano cuando darán información sobre los plazos y detalles de la reforma fiscal anunciada.

Del ámbito nacional, ha tirado de la cita de Santa Teresa de Jesús para recomendar “la paciencia que todo lo alcanza” a los candidatos del PP de Madrid y Murcia, aunque reconoce que en el caso de Castilla y León fue más fácil el acuerdo por no tener que contar con Vox.

De su llegada al despacho de presidente de la Junta, destaca que su antecesor le ha dejado una lámina de la Virgen de la Dolorosa y sobre el papel que jugará Herrera como expresidente, afirma que “cuando dice que deja algo, lo hace”. “Si alguien piensa que Herrera va a estar pendiente de lo que ocurre o no en la Junta, nadie le conoce”, sentencia.