La tendencia del desempleo en Castilla y León en menores de 25 años con discapacidad es a la baja.
La tendencia del desempleo en Castilla y León en menores de 25 años con discapacidad es a la baja. / europa press
Publicidad

Un total de 415 jóvenes con discapacidad busca empleo en Castilla y León, según se recoge en el trabajo realizado por la Fundación Adecco y JYSK a partir de la encuesta a 300 personas con discapacidad entre 18 y 30 años, así como en el análisis de diversos informes oficiales.

Actualmente, se contabilizan en España 8.937 jóvenes con discapacidad (hasta 25 años) inscritos como demandantes de empleo y en el 63 por ciento de los casos es un hombre, con discapacidad física y que residen mayoritariamente en Andalucía (22,8 por ciento), Cataluña (15 por ciento), Comunidad Valenciana (11,4 por ciento) y Comunidad de Madrid (10,5 por ciento).

En otras palabras, estas cuatro comunidades concentran a seis de cada 10 desempleados jóvenes con discapacidad.

Causas del descenso

En el caso de Castilla León, sus 415 jóvenes con discapacidad en paro representan el 4,6 por ciento del total de desempleados menores de 25 años con discapacidad y el 2,9 por ciento del total de parados jóvenes de la región, que asciende a 14.300.

La tendencia del desempleo en Castilla y León en menores de 25 años con discapacidad en los últimos cuatro años es a la baja, ya que desde 2015 ha decrecido un 22 por ciento, hasta los 415 parados actuales.

Así, en 2015 se registraron 530 desempleados jóvenes con discapacidad; en 2016 la cifra bajó a 515, en 2017 a 452 y en 2018 en 415, un descenso del 8 por ciento.

Según el estudio de Fundación Adecco y JYSK, las causas del descenso del desempleo radican en una mejora de la salud del mercado laboral, un cambio de mentalidad por parte de las empresas “que empiezan a apostar por la diversidad y la inclusión”; una prolongación de la etapa formativa de los jóvenes con discapacidad y la irrupción de tecnologías inclusivas.

No obstante, el director de Fundación Adecco, Francisco Mesonero, asegura que los jóvenes con discapacidad “siguen encontrando mayores dificultades en el mercado laboral con respecto a las personas de su edad, debido a la aún existencia de prejuicios y estereotipos en las empresas, así como a barreras psicológicas que frenan a los jóvenes con discapacidad tanto a la hora de estudiar como de encontrar empleo”.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir