Talleres de todo tipo, también de juegos cooperativos, llenaron el patio del CEIP San Gil. / c. núñez
Publicidad

Que sea final de curso no quiere decir que cese la actividad en el CEIP San Gil; más bien al contrario. Una semana llena de actividades es lo que están viviendo profesores y alumnos, que ayer vivieron una jornada muy solidaria: los niños oncológicos.
El AMPA y el centro organizaron un día lleno de talleres y mercadillo solidario para colaborar con Pyfano, la Asociación de Padres, Familiares y amigos de Niños Oncológicos de Castilla y León. Así, el patio de San Gil comenzó sus actividades desde primera hora, repartiendo a los alumnos del colegio en grupos que fueron pasando por todos los talleres. Dichos grupos estuvieron formados por niños de todos los cursos, entremezclados, y con los de Sexto de Primaria como organizadores y supervisores. Noa Ladrón, directora del centro, explicó que de esta manera se les otorga una responsabilidad para el buen desarrollo de todas las propuestas. Y con esta organización, el patio contó con un taller de yoga, uno de manualidades con materiales reciclados, uno de cuentacuentos, una clase de Zumba, un juego de balón, otro de salto de aros -juegos cooperativos- y otro taller muy enfocado a la concienciación y a la vida: el de lazos por el cáncer. Con mensajes positivos, los niños llenaron un mural con los distintos lazos de colores que simbolizan el cáncer infantil. Para acabar realizaron un taller de lengua de signos con la que interpretaron una canción de Rozalén, ‘Vivir’. Dos docentes del centro se unieron a las iniciativas tocando el cajón y bailando flamenco con una actuación muy animada. Además de los diez talleres, el almuerzo fue sano con fruta para todos.

La línea de actuación del centro durante todo el año sigue pautas de concienciación en torno a la salud. “Desde hace varios años trabajamos con almuerzos saludables, la importancia de la fruta, y cada vez se conciencian más, también los padres”, señaló Noa. El tema del cáncer “es complicado trabajarlo con niños, pero también lo hacemos con Movember, que es cáncer masculino, y el próximo año seguiremos con otros tipos de cáncer”; “siempre hay que tratarlo con cuidado, pero por desgracia está a la orden del día, todos los niños conocen a alguien o lo han sufrido, han perdido a mamás o lo conocen, así que hay que tratarlo de manera natural y saber que se pueden hacer cosas para cuidar la salud y para ayudar a los que están enfermos”, añadió la directora.

Así que los niños comprendieron que la jornada de ayer en el centro tenía un fin para el que las AMPAS llevan trabajando más tiempo. El mercadillo ofreció cuadernos, libros cedidos por Diputación, ambientadores, libretas, pulseras, paraguas, bolsas de tela y todo tipo de productos económicos para contribuir. Los más pequeños también lo hicieron, encantados de poder sumar con sus ahorros a esta causa.

FIN DE CURSO El balance de este curso para la directora Noa Ladrón ha sido de lo más positivo. Tras mucho esfuerzo han renovado los reconocimientos LEO TIC y han logrado el nivel 5 en la primera acreditación ‘CoDiCe TIC’, lo que les deja en muy buen lugar respecto a todos los centros de Castilla y León. Después de las actividades de fin de curso de esta semana, con final del torneo de ajedrez y la graduación de los alumnos de Sexto, se plantean ya las novedades del curso que viene. Entre ellas estará un laboratorio de artes para que los niños trabajen con radio, televisión y medios; habilitarán el antiguo laboratorio gracias a las obras de la Consejería de Educación que se realizarán este verano. Por otro lado, un ambicioso y bonito proyecto llenará su patio: un huerto en el colegio. Gracias a la Fundación Alonso Lozano, el colegio, padres, madres, abuelos y vecindario entero se sumarán a la labor agrícola en este colegio. Despiden así el curso pero con la mirada puesta en comenzar llenos de movimiento.