Aragón, La Rioja, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Asturias y Galicia posan en Zaragoza. / EFE
Aragón, La Rioja, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Asturias y Galicia posan en Zaragoza. / efe
Publicidad

Los presidentes de Aragón, La Rioja, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Asturias y Galicia urgieron ayer al Gobierno de España a presentar “de una vez” la Estrategia nacional ante el reto demográfico. En este sentido, representan la denominada ‘España vacía’, descrita por el periodista y escritor Sergio del Molino en un libro del mismo título. Tras una reunión en la Sala de la Corona del Edificio Pignatelli de Zaragoza, sede del Gobierno de Aragón, Javier Lambán reclamó que se cumpla el acuerdo de la Conferencia de Presidentes y el Ejecutivo central presente “cuanto antes” la Estrategia, lo que Lambán espera que ocurra en febrero o marzo de 2019, indicando que “no tenemos tiempo que perder”. Asimismo, pidió al Gobierno de España que traslade a la UE la necesidad de repartir los Fondos de Cohesión europeos conforme a criterios de despoblación.

El castellanoleonés Juan Vicente Herrera indicó que “empezamos a alarmarnos” al saber que, inicialmente, la nueva distribución de los Fondos de Cohesión no tenía en cuenta algunos criterios de despoblación “en un Viejo Continente cada vez más viejo”. Asimismo, propuso que el reparto no se haga ‘per capita’, sino teniendo en cuenta la evolución de la despoblación y que se doten partidas específicas para las zonas de envejecimiento y despoblación.

El castellano-manchego Emiliano García-Page dijo que la despoblación y la dispersión es un problema “real” en Europa, en buena parte del mundo y en el conjunto de España, manifestando su “desasosiego y preocupación por el problema de la migración hacia Europa”, subrayando que “en España también se producen migraciones de una zonas a otras”.

El riojano José Ignacio Ceniceros indicó que “estamos trabajando” desde el inicio de la legislatura para implementar medidas que permitan hacer frente a “este desafío que tanto nos preocupa” y que es “prioritario”. El asturiano Javier Fernández dijo que el de la España vacía es un fenómeno “muy complejo” y estrechamente vinculado al envejecimiento poblacional, siendo “algo que se debe atender con urgencia, sabiendo que no tiene solución salvo articulando —medidas— a corto, medio y largo plazo”.

El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo manifestó su preocupación por la evolución demográfica en Europa y dejó claro que sigue siendo un asunto prioritario en España, añadiendo que estas seis regiones quieren participar en el diseño del futuro de la España autonómica, planteando que “sería incomprensible que en una comunidad —de propietarios— para decidir si se instala un ascensor solo se hablara con el del primer piso”.

La financiación

Por otro lado, los presidentes de las comunidades autónomas de Aragón, Galicia, Asturias, La Rioja, Castilla-La Mancha y Castilla y León suscribieron ayer en Zaragoza una declaración institucional conjunta que actualiza las reivindicaciones de estos territorios sobre la reforma del sistema de financiación autonómica, que exigen que atienda a las necesidades de gasto reales de las regiones, y en cuanto al reto demográfico y la despoblación.

Para estas comunidades, establecer un nuevo sistema de financiación autonómica y combatir la despoblación son “dos caras de la misma moneda” y dos de los principales retos que debe afrontar el conjunto del país. En este sentido, reclamaron que, respetando la Constitución, se impulse una nueva financiación que garantice el principio de igualdad entre todos los españoles y que las diferencias entre Estatutos no impliquen, “en ningún caso, privilegios económicos o sociales”.

De este modo, en esta declaración conjunta las seis regiones transmitieron al Gobierno de España la necesidad “perentoria” de defender como prioritaria la definición del nuevo sistema de financiación autonómica, un debate que debe abordarse en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, con una propuesta de modelo que sea objeto de un consenso “multilateral”, que tenga en cuenta las particularidades, necesidades y posiciones de todas las administraciones afectadas. Así, expresaron su preocupación por que el calendario electoral de los próximos años añada “más incertidumbre” a unos acuerdos “ya de por sí complejos de alcanzar”, declararon en la reunión.