Caballos y vehículos de diferente tipo siguieron a los toros en el recorrido del encierro campero con una gran participación. / E. A.
Publicidad

El municipio puso punto y final a cinco intensos días de fiesta en honor a su patrona, Santa Ana, sin faltar a su tradicional ambiente taurino.

El sábado a las 19.00 horas tuvo lugar la suelta de reses bravas por el casco urbano, en el que una multitud de vecinos de la localidad y amantes del toro de la zona no dudaron en acercarse para presenciar esta cita indiscutible del verano.

Además, el momento clave de estos días fue el encierro campero del domingo a las 9.00 horas. En este encierro tan arraigado en este pequeño municipio, no participa solo ganado y corredores, sino que se caracteriza por la vistosidad del mismo. En él, cobran especial protagonismo los caballos y los coches que siguen el recorrido.

Por otro lado, la bajada de temperaturas durante el fin de semana hizo que la estancia en el ruedo el sábado y por el campo el domingo fuera más agradable. Así, con los primeros rayos de sol, un gran número de taurinos se dieron cita en los alrededores de Bercial para poner el broche de oro a unas fiestas que marcan el verano en la comarca por su tradicional encierro campero que consigue no dejar indiferente a nadie.

Los vecinos esperan seguir acogiendo a tantos curiosos el verano que viene, para que sigan disfrutando con ellos de sus fiestas patronales.