21 01
El Pleno trasladó su apoyo unánime a los 133 trabajadores de la planta de palas para turbinas de aerogeneradores. / E. p.
Publicidad

El Pleno de las Cortes de Castilla y León trasladó su apoyo unánime a los 133 trabajadores de la planta de palas para turbinas de aerogeneradores de Gamesa en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro ante el “cierre caprichoso” anunciado por la empresa a la que han pedido que “reconsidere radicalmente” su decisión.

“Tenéis el apoyo de todos nosotros para que consigáis vuestro objetivo”, garantizó la procuradora del PP y vecina de Miranda, Irene Cortés Calvo, quien ha “tendido la mano” de todos los grupos por el futuro de esta fábrica que tiene 19 años de antigüedad.

Del mismo modo se pronunció la socialista Virginia Jiménez quien, tras agradecer el compromiso de la Junta, del Ayuntamiento de Miranda y de todos los agentes sociales en contra del cierre de la planta de Gamesa, abogó por trabajar de forma conjunta con toda la plantilla para revertir la situación.

“Responsabilidad de la plantilla y compromiso de las instituciones”, resumió Jiménez quien cargó contra la inadecuada gestión de la empresa y su falta de previsión al no haber adaptado las instalaciones a las nuevas demandas del mercado hacia palas de mayores dimensiones, como argumenta Siemens Gamesa.

Por parte de Podemos, el burgalés Félix Díez Romero ha compartido la “lucha” de los trabajadores de Gamesa por garantizar “el pan de sus hijos” afectados por una “eterna crisis” que sigue afectando a España y, en especial, a Miranda de Ebro y su comarca, “la zona de Castilla y León que más ha sufrido la desindustrialización”.

“Esta decisión no está justificada, sabemos que no está justificada porque nos lo habéis contado y porque durante mucho tiempo os han dicho medias verdades sin reconvertir la factoría cuando se comprometió a invertir en Castilla y León”, relató Díez quien ha asegurado que los grupos en las Cortes no van a consentir que Gamesa deje “tirados” a unos empleados que aceptaron EREs.

“Vamos a ser exigentes ante un cierre injustificado porque tiene más fábricas en Castilla y León (Burgos, Águeda y Lerma) y esto puede ser la avanzadilla”, advirtió el procurador de Podemos quien se comprometió a “dejarse la piel” para revertir el cierre.

Desde Ciudadanos, José Ignacio Delgado, también procurador por Burgos, refrendó la unidad de todos los grupos para defender los mismos intereses ante una “injusticia manifiesta” en el deseo de llegar al final de “un mal sueño”. El procurador de la formación naranja ha instado a la Junta a dirigirse al Gobierno de la nación y a Europa por tratarse de una “gran multinacional” o “monstruo empresarial” para el que 133 empleos pueden parecer poco y ha recordado al respecto que siete de los doce miembros del Consejo de Administración son españoles.

“Les mienten y hacen trampas al solitario con ofertas ¿para cuánto tiempo?”, se preguntó el procurador de Ciudadanos, que ha ironizado sobre la preocupación que proclama Gamesa respecto a la conciliación de sus trabajadores.

Finalmente, desde el Grupo Mixto, su portavoz, José Sarrión, de IU, ha compartido las críticas hacia la “deslealtad” de la empresa a la que ha acusado de no haber buscado alternativas para “crear el caos” en un mensaje de “absoluta falta de respeto” a los trabajadores ya que “nunca habló de cierres” cuando se fusionó con Siemens.

“Se está hablando claramente de deslocalización”, sentenció Sarrión que tildó de “vergonzoso” la “tomadura de pelo” pretendida por Siemens Gamesa como consecuencia de la aplicación de un “modelo neoliberal de libro” que trata a sus trabajadores “como mercancía y no como seres humanos”. “Vamos a dar batalla en defensa de la dignidad de la plantilla, de los ciudadanos de Castilla y León y de la clase obrera que no se puede dejar pisar”, concluyó.