La presidenta de las Cortes de conversa con los representantes de las organizaciones profesionales del sector primario.
La presidenta de las Cortes de conversa con los representantes de las organizaciones profesionales del sector primario. / e.p.
Publicidad

La presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, y los portavoces de los Grupos Parlamentarios en las Comisiones de Agricultura y Ganadería y Fomento y Medio Ambiente se reunieron ayer con las OPAs y la Federación de Caza para analizar el Plan de Aprovechamiento del Lobo en Castilla y León una vez anulada, por el TSJCyL, la caza de esta especie al norte del río Duero que atraviesa la Comunidad.

Las organizaciones profesionales Asaja, UCCL, UPA-Castilla y León y COAG Castilla y León así como la Federación de Caza solicitaron un encuentro con representantes de la Mesa de las Cortes y con los representantes de los Grupos para analizar la situación del lobo en la Comunidad.

En el encuentro de ayer se analizó la medida cautelar, adoptada por el TSJCyL, por la que se suspende la ejecución del plan de aprovechamientos comarcales del lobo al norte del Duero, lo que supone que no se permite cazar esta especie lo que está produciendo, según las organizaciones profesionales agrarias y la Federación de Caza, un “daño medioambiental, así como a la actividad ganadera, cinegética, económica y social de Castilla y León”.

Equilibrio

Hasta el momento, como se explicó en la reunión, era posible su caza al norte con un equilibrio entre su aprovechamiento, la defensa de los intereses de los ganaderos y su conservación.

Los representantes de los Grupos Parlamentarios en las Comisiones de Agricultura y Ganadería y Fomento y Medio Ambiente escucharon los planteamientos de cada organización agraria y de la Federación de caza y se comprometieron a estudiar las posibles soluciones a este problema.

En el primer trimestre de este año, como se puso de manifiesto en reunión, se han producido 1.486 ataques de lobo en la zona del Sur del Duero de la Comunidad frente a los 1.021 del mismo periodo del pasado año, un incremento de un 45 por ciento según las últimas informaciones.

En la zona norte se han contabilizado, en el primer trimestre del 2018, 430 ataques frente los 361 del pasado año, un 19 por ciento más. Durante el encuentro, tanto las organizaciones profesionales agrarias como los representantes de la Federación de Caza agradecieron la celebración de esta reunión para que se conozca la situación en el Parlamento autonómico y para que las decisiones sobre el medio rural se tomen teniendo en cuenta la opinión de las personas que viven en ese entorno.