Las Cortes aprueban la ley que gravará los residuos de Garoña

La medida, respaldada por el PP con la abstención de Podemos e IU, pretende recaudar 15 millones de euros para reinvertirlos en la zona • El PSOE la tacha de inconstitucional

24
Exterior de la central nuclear de Santa María de Garoña, fuera de funcionamiento desde diciembre de 2012.
Exterior de la central nuclear de Santa María de Garoña, fuera de funcionamiento desde diciembre de 2012. / NUCLEONOR
Publicidad

El PP fue el único grupo con representación en las Cortes que respaldó la ley que regula el impuesto que gravará los residuos de la Central Nuclear de Garoña tras su cierre con el objetivo de recaudar unos 15 millones de euros para reinvertirlos en la zona, una norma que ha salido adelante con los votos en contra de PSOE y Ciudadanos y la abstención de Podemos y Grupo Mixto.

En concreto, la Ley se aprobó después de que se aceptara una enmienda de Podemos a través de la que se endurecía la penalización por residuos con lo que se amplía la cuantía recaudatoria de los 10 millones de euros iniciales a los 15 previstos ahora.

La norma se aprobó con el rechazo del PSOE, ya que, como explicó la procuradora Virginia Jiménez Campano, se trata de impuesto que supone un “escarnio”, ya que, como aseguró, será declarado inconstitucional porque grava únicamente el almacenamiento, algo que “el Estado ya grava”.

“Se trata de una pataleta de la consejera que se ha quedado con el culo al aire en relación a Garoña, tras años defendiendo su mantenimiento va Nuclenor y por razones económicas dedique cerrarla”, señaló, tras lo que insistió en que la Junta después de negarse a gravar por razones medioambientales plantean ahora un impuesto por dejar de producir.

Sin embargo, Jiménez Campano aseguró que el impuesto planteado es “una cortina de humo” porque la Junta sabe “que no va a recaudar ni un solo euro”. “Es el peor impuesto de la historia autonómica y nace sin respaldo”, lamentó, tras lo que acusó a Podemos de ser “cómplice” de esta situación.

El procurador de Ciudadanos, Manuel Mitadiel, cuyo grupo también votó en contra del impuesto, señaló que finalmente estas cuantías “las acabarán pagando los ciudadanos” porque repercutirá “en el recibo de la luz”. No obstante, señaló que se trata de un gravamen que no va a ser operativo y no incentiva el traslado de residuos, al tiempo que exigió un Plan de Dinamización para la zona que no dependa de esta recaudación.

Sin embargo, el procurador de Podemos Félix Díez, cuyo grupo se abstuvo en la votación, insistió en que su partido no está de acuerdo con este impuesto y por eso no lo apoyan, aunque reseñó la necesidad de lograr cuantías para que en la zona se invierta en la reindustralización. “No vamos a permitir que se diga que se pretende gravar a todos los españoles”, zanjó.

Por último, el procurador de IU, José Sarrión, quien también se abstuvo en la votación y consideró que la recaudación no va a lograr que se haga “gran cosa en la zona”. “Nuclenor va a pagar muy poco”, concluyó.