La región mantiene el octavo puesto en capacidad productiva de biodiésel con 151.000 toneladas en 2008

En estos momentos operan en el conjunto de Castilla y León cuatro plantas de producción a las que pronto se unirá una más en la localidad zamorana de San Cristóbal de Entreviñas

0

Castilla y León disponía de 151.000 toneladas de capacidad de producción de biodiésel en 2008, lo que la sitúa en el puesto octavo de las trece comunidades autónomas que tienen plantas de esta energía. Así, la región repite la posición que ya ocupó en 2007, cuando, eso sí, su capacidad productiva ascendía a 20.000 toneladas y eran once las comunidades españolas con plantas de producción.

Las empresas que, en estos momentos, producen biodiésel a lo largo y ancho de la geografía castellana y leonesa son: Biocarburantes de Castilla (Zamora), Sociedad Cooperativa General Agropecuaria Acor (Valladolid), Hispanergy del Cerrato (Palencia) y Biocombustibles Pisuerga (Burgos), cuya materia prima es, en todas ellas, aceite de colza y girasol y aceites usados. También está terminada y próxima para su puesta en funcionamiento la planta de Biocombustibles de Castilla y León en San Cristóbal de Entreviñas (Zamora) con una capacidad de 7.000 toneladas al año a base de aceites usados y limpios como materia prima, según la información remitida a las Cortes por el Gobierno regional.

El Ejecutivo autonómico señala que no conoce la producción de cada planta, pero explica que la producción nacional en 2007 fue de 148.777 toneladas sobre una capacidad instalada de 815.190, por lo que la producción de biodiésel sólo representó un 18 por ciento de la capacidad instalada.

Durante el primer semestre de 2008, la producción de biodiésel en el conjunto de España fue de 83.397 toneladas, el 16 por ciento, ya que la capacidad técnica operativa en ese periodo era de un millón de toneladas.

Según la normativa que establece un mecanismo de fomento de la utilización de biocarburantes y otros combustibles renovables con fines de transporte, los objetivos globales para 2009 son del 3,4 por ciento y para 2010 del 5,83 por ciento. Conforme a estas previsiones, el porcentaje mínimo obligatorio en 2009 es de 740.000 toneladas y el máximo de 1.070.000; para 2010, esta orquilla se fija en 1.178.000 y 1.894.000 toneladas, respectivamente.

En el caso concreto de Castilla y León, que consume el 8,8 por ciento del total del gasóleo nacional, el porcentaje mínimo obligatorio se fija en 65.120 toneladas y el máximo en 94.160 en 2009; en 2010, el marco determinado es de 103.664 y 166.672 toneladas, respectivamente. Según la Junta, estas producciones se pueden alcanzar «sin problemas» con la capacidad prevista, tanto en las plantas existentes, como en las ampliaciones previstas y en las plantas nuevas que van a entrar en funcionamiento.

Las plantas que utilizan aceite vegetal usado (AVU), como materia prima, lo hacen a un precio que se sitúa entre los 375 y 400 euros por tonelada, cuya conversión AVU biodiésel es de 0,92, lo que supone que la relación entre el precio del producto primario y el de venta al público se sitúa entre un 43 y 46 por ciento. En caso de utilizar aceite de colza (limpio) con un precio de 635 por tonelada, la relación se sitúa en el 64,4 por ciento. Este valor tan alto hace que muchas fábricas se hayan planteado parar temporalmente la producción, según consta en la información de la Junta.