La orden que aumenta los márgenes de las farmacias rurales estará en un mes

La Junta considera que si el actual modelo «ha funcionado bien no hay por qué modificarlo» y así le ha «trasladado al Gobierno central su oposición a que se cambiara».

0

El consejero de Sanidad, Antonio Sáez, anunció ayer que la Junta aprobará «al finalizar este mes o en los primeros días de mayo» la orden que aumentará en algunas décimas los márgenes de las aproximadamente 360 farmacias rurales que facturan menos de 200.000 euros anuales y que están situadas en «núcleos pequeños y aislados».

La medida supondrá un coste de un millón para las arcas autonómicas y terminará de esbozarse la próxima semana, con «un último contacto con el Consejo de Colegios Farmacéuticos», apunto Sáez en el VIII Foro Aproafa.

El consejero insistió en que esta orden es «una prueba del apoyo» de la Junta «al mantenimiento del servicio de proximidad» de las farmacias tal y como se le conoce actualmente «en España y en Castilla y León», un modelo que facilita el acceso a los medicamentos a todos los ciudadanos y permite mantener y reforzar el papel activo del farmacéutico, más allá de la mera dispensación.

Sáez reafirmó así el compromiso y la posición del Ejecutivo de Herrera en la «defensa y mantenimiento del modelo farmacéutico», que «tiene un punto clave que se ha puesto en cuestión o en el debate recientemente, la asociación que existe entre la propiedad y la titularidad de la oficina». En ese sentido, reiteró que la Junta considera que si el actual modelo «ha funcionado bien no hay por qué modificarlo» y así ha trasladado al Gobierno su «oposición a que se cambiara. Tenemos la esperanza y alguna información de que probablemente esa idea se vaya a abandonar», dijo.

Remarcó que el mayor apoyo al sector por parte de la Junta «va mucho más allá de la orden» que se aprobará en un mes y que consiste en «pagar en tiempo y forma. Hay varias comunidades, no pocas, que han tenido dificultades y han demorado los pagos y esto ha generado problemas muy importantes. Nosotros prestaríamos un pequeño apoyo mejorando los márgenes si luego tardáramos tres, cuatro o cinco meses en proceder al pago de la factura farmacéutica, que seguimos manteniendo mes a mes el día 20 del siguiente», recordó el consejero.

En la misma mesa redonda también participó el consejero de Sanidad de Extremadura, Luis Alfonso Hernández Carrón, quien abogó por mantener el «modelo tradicional de farmacia» por el «magnífico resultado de atención y cobertura a la población» que ha demostrado, «especialmente en el ámbito rural».

Por su parte, la presidenta del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, Carmen Peña, abogó por la defensa del modelo actual de oficinas de farmacia español, al ser un sistema que da seguridad y salvaguarda a los ciudadanos-pacientes y por tener una implicación clave en un Sistema Nacional de Salud que resulta «único en el mundo».