La Junta mantiene las inversiones en marcha y recortará las subvenciones

El presidente Juan Vicente Herrera ordena revisar los presupuestos de 2010 y 2011 con el objetivo de cumplir con el plan de ajuste del Gobierno central

1

La Junta mantendrá las inversiones que están en marcha y analizará las que están pendientes, al tiempo que revisará las subvenciones con el objetivo de reducirlas en un 10 por ciento para cumplir con el plan de ajuste del Gobierno, si bien avisa de que ha hecho los deberes y no va a contribuir a rebajar el déficit como otros ejecutivos autonómicos que se han endeudado más o «han despilfarrado» recursos.

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, ha pedido a los consejeros un análisis de los ingresos y gastos del presupuesto de 2010 y de 2011, cuya elaboración se inicia en unos meses, para conocer el escenario y la disponibilidad ante el plan de ajuste que obliga a todas las administraciones públicas, según explicaron el consejero de la Presidencia y portavoz, José Antonio de Santiago-Juárez, y la titular de Hacienda, Pilar del Olmo, en la rueda de prensa posterior a la reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno.

El gabinete autonómico analizó el Real Decreto publicado ayer en el BOE sobre la reducción del déficit público, si bien tanto Del Olmo como De Santiago-Juárez señalaron que, aunque se cumplirá por la Junta, hay algunas medidas que no se precisan como los 1.200 millones de recorte para las comunidades y ayuntamientos y la reducción de los 6.000 millones de obra pública.

Tampoco hay un plazo establecido para presentar los deberes sobre el escenario de ingresos y gasto pedido por Herrera, según explicaron ambos consejeros, que sí recalcaron que Castilla y León no puede contribuir de la misma manera a rebajar el déficit público cuando ya ha aplicado medidas de austeridad, como no llegar al límite de endeudamiento en sus cuentas de 2009 y 2010.

Del Olmo explicó que las inversiones que están en marcha se van a mantener y se analizará el capítulo VI para ver la disponibilidad de las que están pendientes, para «ver como está». En el caso de las subvenciones, con la revisión se pretende llegar a un recorte del 10 por ciento de las que aún quedan por conceder. De Santiago-Juárez recalcó que no se recortarán los contratos que están en marcha.

Ambos consejeros reiteraron que las medidas que ha puesto en marcha el Gobierno no son las idóneas ni las adecuadas para la reactivación económica, la consolidación de ingresos o la creación de empleo. «Las medidas son necesarias ahora por la mala cabeza de Zapatero», criticó De Santiago-Juárez, quien volvió a cargar contra «la frivolidad» del presidente del Gobierno en estos dos años de crisis y contra el retraso de unas medidas que van a pagar las personas más débiles, como los pensionistas, empleados públicos y dependientes.

En cuanto a la posibilidad de recuperar alguno de los impuestos suprimidos como el de Sucesiones y Donaciones para aumentar los ingresos, Del Olmo mantuvo que un incremento de los impuestos no ayuda a la recuperación y a la salida de la crisis, si bien reiteró que todo el presupuesto se va a revisar, pero defendió la política de reducción de tributos.

Por su parte, el consejero portavoz centró su mensaje en que no todos los gobiernos autonómicos han actuado con la misma austeridad y subrayó que Castilla y León tiene 21 empresas públicas y fundaciones mientras que en Cataluña hay 325 y en Andalucía 279. Además, se refirió a las 196 delegaciones en el exterior abiertas por las autonomías, de las que sólo una corresponde a esta Comunidad, que es la sede permanente en Bruselas.

De Santiago-Juárez recalcó también que el Gobierno central es responsable del 86 por ciento del déficit público, que está ahora en el 11,6 del Producto Interior Bruto, mientras que a las autonomías sólo corresponde el resto (14 por ciento). «Hay que centrar la responsabilidad», apostilló.

Por último, manifestaron que son unas medidas impuestas a las comunidades, que cumplirán «como no podía ser de otro modo», pero añadieron que no han consultado con las comunidades autónomas.