La Junta considera que se creará una caja con «ambición nacional»

Tomás Villanueva apunta que aunque Salamanca y León hayan perdido «alguna cuota» de poder en el acuerdo de fusión, con esta decisión ambas ciudades ganarán en «entidad»

0

El consejero de Economía y Empleo y vicepresidente segundo de la Junta, Tomás Villanueva, apuntó ayer que «tanto Salamanca como León, y Castilla y León en general» ganan con el proceso de fusión de Caja España y Caja Duero aprobado por los consejos de administración de ambas entidades «ante la reestructuración que está viviendo actualmente el sector financiero».

«Es cierto que Salamanca puede perder alguna cuota en la organización respecto a la estructura que tenía antes, pero también la pierde León. Hay que tener muy presente qué tiempos estamos viviendo, con una crisis económica general que obliga al conjunto de los sectores a ajustar las empresas para poder ser competitivas. Este sector estaba pendiente de una reestructuración, y por lo tanto el ajuste es positivo. Ganamos en capacidad de competir y, sobre todo, de crecer. Tanto León como Salamanca y otras provincias donde ambas entidades han sido y son importantes, como es el caso de Soria, Palencia, Valladolid o Zamora», detalló.

Villanueva recordó que la Junta había apreciado desde hace año y medio «la necesidad de fortalecer el sistema financiero en Castilla y León, porque ya se vislumbraba una situación económica complicada, y porque además la propia economía de la Comunidad, al perder la condición de Objetivo 1 en la UE, necesitaba más que nunca un sistema financiero sólido».

Esta operación sirve, en palabras de Villanueva, «para crear una entidad financiera moderna», que en su opinión «será una de las principales de este país». «Estoy convencido de que va a ser competitiva y de que servirá para financiar la actividad económica de la Comunidad».

Para el consejero, «el acuerdo ha sido importante», si bien «hay que respetar a quienes han tenido una opinión contraria». «Nace una buena entidad, que va a tener relevancia nacional, y por ello les felicitamos», subrayó antes de concluir: «Comprendo las sensibilidades, acepto las dudas, pero creo que va a ser muy positivo para sus profesionales, clientes, impositores, y era necesario para la economía de Castilla y León».