La Junta aprueba el nuevo Plan de Turismo que contará con 410 millones

Diferenciarse del resto de destinos competidores y consolidar el turismo como sector clave de la economía de Castilla y León, donde supone el 10,4 por ciento de su PIB, es el objetivo del Plan de Turismo 2009-2013, dotado con 410 millones, que hoy ha aprobado el Consejo de Gobierno.

2

El Plan, elaborado con las aportaciones de todo el sector mediante más de 70 entrevistas, pretende responder además al momento de crisis, ya que no se puede actuar “de espaldas a la realidad”, pero se plantea como un nuevo modelo de desarrollo para adaptarse a los cambios que experimenta esta actividad, según ha referido la consejera de Cultura y Turismo, María José Salgueiro.

En rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, la consejera ha insistido en que el plan tiene como fin consolidar este sector clave de la Comunidad, que emplea a 69.000 personas, tiene más de 10.000 alojamientos con cerca de 144.000 plazas, más de 4.500 establecimientos hosteleros, con 400.000 plazas, y recibe cada año 6,5 millones de viajeros, con más de 11 millones de pernoctaciones.

El documento estratégico, que irá aparejado este mismo año de una nueva Ley de Turismo, está motivado, según ha referido Salgueiro, por la situación de cambio que vive el turismo, con la reactivación del turismo de proximidad, que genera más viajes a entornos próximos pero con menor tiempo de estancia y gasto; la aparición de nuevos destinos muy competitivos en los nuevos países de la UE; el descenso de los viajes organizados o la aparición de las compañías aéreas de bajo coste.

Frente a estos retos, y una vez analizadas las fortalezas y debilidades del turismo de Castilla y León, el documento se estructura en torno a los ejes de economía turística y competitividad, integración de la oferta y orientación al cliente.

Acciones concretas

La crisis económica llevará en estos primeros años a incidir en acciones más concretas de estudios de mercado, campañas de sensibilización de los ciudadanos de la Comunidad, o responder a este nuevo turismo de proximidad, en un momento en el que el turismo nacional supone el 82 por ciento de los turistas que recibe Castilla y León, ha observado la consejera.

En el eje de la economía turística y competitividad, Salgueiro ha destacado la creación de un Centro de Análisis Turístico de Castilla y León, en el seno del actual Consejo de Turismo regional, y acciones para analizar la demanda turística, para conocer mejor sus preferencias y motivaciones; un Plan Global de Formación Continúa de los profesionales o el diseño e implantación de productos especializados.

El programa de desarrollo de la Oferta pretende el desarrollo de nuevos productos turísticos, fomentando la calidad y diversidad, con el impulso de productos en desarrollo como los de turismo gastronómico, idiomático, enológico o de congresos; y adaptar a las nuevas normas de calidad y excelencia los de turismo rural, activo y de naturaleza, cultural y de grandes rutas.

Además se desarrollarán nuevos productos emergentes como los de turismo de salud y belleza, industrial, cinegético, de pesca, ornitológico y micológico, ha referido la consejera.

También en el eje de la oferta se creará en Castilla y León una Delegación del Instituto para la Calidad Turística Española, que impulsará la certificación de la calidad de las empresas turísticas; y se incrementará la información que se dirige al turista con la creación de Oficinas de Turismo Integradas, a la manera de la que ya funciona en Ávila.

La consejera también ha destacado el impulso a la Q de calidad para los Espacios Naturales Protegidos, la orientación al cambio que requieren las nuevas tecnologías y, en el último de los ejes, el orientado al cliente, ha subrayado el objetivo de potenciar la marca turística de Castilla y León en los mercados nacionales e internacionales, personalizando la oferta con el desarrollo de propuestas a medida de cada tipo de cliente