La X Legislatura se inicia el viernes sin aún haber acuerdo de investidura

Las Cortes tendrán 81 procuradores, tres menos que la anterior por la pérdida de población

78
Las votaciones del 26M dejaron unos resultados que dejarán un hemiciclo muy diferente al del IX mandato. / europa press
Publicidad

La X Legislatura echará a andar el próximo viernes con la sesión constitutiva de las Cortes de Castilla y León que estarán integradas por 81 procuradores, tres menos que en el mandato anterior como consecuencia directa de la pérdida de población, y con la incógnita aún de quién será el nuevo presidente.

Otra de las novedades de la X Legislatura será que el Parlamento de Castilla y León se distribuirá en cuatro grupos ya que los resultados electorales del pasado 26M dieron grupo propio a PSOE, PP y Cs y configuraron un variopinto grupo Mixto a cinco en el que compartirán espacio los dos procuradores electos por Podemos, con otro de UPL, que mantiene su escaño, y otro de Vox y otro de ‘Por Ávila’, que en ambos casos se estrenan en el Legislativo.

De hecho, estos resultados dejaron un hemiciclo muy diferente al del IX mandato ya que, con 35 procuradores, a seis de la mayoría absoluta (41), el PSOE será el grupo mayoritario en el Parlamento de Castilla y León, una situación que no se daba desde la I Legislatura cuando sacó 41.

Y también por primera vez desde aquel primer mandato, el PP perdió la hegemonía en el Parlamento regional, donde constituirá un grupo formado por 29 procuradores frente a los 42 que tuvo en el periodo 2015-2019.

En el nuevo hemiciclo se sentarán también más procuradores de Cs, que pasó de 5 a 12 escaños, mientras que Podemos pierde su grupo propio tras caer de 10 a dos que le dejaron en el Mixto, del que desaparece IU.

HISTORIA DEL PARLAMENTO

El primer presidente de las Cortes de Castilla y León fue el catedrático Dionisio Llamazares, procurador del PSOE por la provincia de Valladolid, que dirigió el Legislativo en su I Legislatura, que comenzó en 1983 y concluyó en 1987, un mandato que coincidió con la Presidencia de la Junta a cargo de otro socialista, Demetrio Madrid, que dimitió en 1986 tras ser procesado en un caso de justicia laboral del que fue absuelto finalmente.

A Demetrio Madrid le sucedió en el cargo su consejero de Interior y Administración Territorial, José Constantino Nalda, que ocupó la Presidencia de la Junta hasta 1987 para convertirse en el segundo y último presidente socialista en la Junta.

La segunda legislatura arrancó en 1987 con Carlos Sánchez-Reyes como presidente de las Cortes, a las que accedió como procurador por Valladolid por el Centro Democrático Social (CDS). Se da la circunstancia de que el veterano político, que es historiador y economista, dio la campanada en 2015 cuando a los 76 años se afilió a Podemos para presentarse en las generales como diputado por Palencia, aunque no consiguió escaño.

La Presidencia del Legislativo de Sánchez-Reyes coincidió en el tiempo con la Presidencia de la Junta a cargo de Alianza Popular, los dos primeros años con José María Aznar (de 1987 a 1989) y los dos segundos con el soriano Jesús Posada (de 1989 a 1991).

En 1991 llegó a la Presidencia de las Cortes el salmantino Manuel Estella Hoyos, procurador por el PP que fue la cabeza visible del Parlamento en los III, IV y V mandatos, de 1991 a 1995, de 1995 a 1999 y de 1999 a 2003, respectivamente, lo que le convierte en el presidente más veterano.

Los mandatos de Estella en el Legislativo coincidieron en el tiempo con la hegemonía del PP en la Junta, una década a cargo del soriano Juan José Lucas, que gobernó de 1991 a 2001, y después con el burgalés Juan Vicente Herrera, que se mantuvo hasta 2019, con mayoría absoluta hasta la última legislatura en la que necesitó el apoyo de Cs.

El segundo mandato de las Cortes más largo ha corrido a cargo del también popular José Manuel Fernández Santiago, procurador por Ávila que presidió el Parlamento regional en las VI y VII legislaturas y después Josefa García Cirac y Silvia Clemente.