El presidente de la Junta con los agentes del tercer sector en las Cortes de Castilla y León.
El presidente de la Junta con los agentes del tercer sector en las Cortes de Castilla y León. / E.P.
Publicidad

La Consejería de Sanidad de Castilla y León regulará esta misma semana el procedimiento para garantizar a los inmigrantes irregulares su atención sanitaria formal sin problemas mediante un documento que podrán obtener tras justificar su empadronamiento en los últimos tres meses en un municipio Español y la falta de recursos económicos.

Así lo explicó ayer el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, que recordó que esta era una de las demandas que las plataformas en defensa de la sanidad plantearon en la reunión que mantuvieron con el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, el pasado 24 de mayo, al haberse detectado “puntualmente” algunas incidencias.

Sáez Aguado aclaró que, como se dijo en la citada reunión, en Castilla y León se atiende a todas las personas que viven en el territorio, aunque para una mayor “garantía” de esta atención “sin problemas” se va a regular un procedimiento esta misma semana, aunque no será una tarjeta sanitaria propia de la Comunidad para estas personas como se pudo plantear inicialmente, ya que no es competencia de la Junta y además es un tema “jurídicamente controvertido”.

Así, lo que se hará es, mediante una instrucción o resolución de la Gerencia Regional de Salud, establecer cuál es el procedimiento de atención sanitaria para las personas que “formalmente” no tienen derecho a ello, de manera que cualquier ciudadano, tenga o no su situación regularizada, tenga un documento que permita el acceso tanto a la Atención Primaria como a la Especializada.

Para ello, se establecerán dos requisitos, el primero de ellos justificar el empadronamiento en algún municipio español en los últimos tres meses y una declaración de no tener recursos económicos o que los trabajadores sociales informen de que esta cuestión es así.
“Y a partir de ahí se facilitará la asistencia sanitaria en las mismas condiciones que a ciudadanos que formalmente sí tienen derecho y así lo tienen reconocido por la Seguridad Social”, agregó el consejero, quien explicó que se aprobará esta misma semana para reforzar, insistió, la garantía “adicional” de algo que se hacía de manera no “formalizada” para todos los que vivan en Castilla y León.

Esta es una de las cuestiones que el consejero anunció, donde se refirió en términos generales al sistema sanitario de Castilla y León, que considera “muy consolidado” y “muy bien valorado”, aunque tiene problemas propios de los sistemas “avanzados” ante una “demanda creciente de servicios sanitarios, de cercanía, de acceso y calidad de la atención sanitaria”.

En este sentido, considera que se trata de dar respuesta a los mismos con una organización que ha recordado que es la “mayor empresa” de la Comunidad.