Los cinco consejeros de Educación, conversan en el IAACC Pablo Serrano en la capital zaragozana. / Europa press
Los cinco consejeros de Educación, conversan en el IAACC Pablo Serrano en la capital zaragozana.
Publicidad

Los consejeros de Educación de Aragón, Asturias, Galicia, Castilla- La Mancha y Castilla y León reivindicaron ayer la escuela rural y la educación de calidad para todos y reclamaron que la financiación autonómica tenga en cuenta las singularidades de estas Comunidades y atienda a su dispersión para afrontar el coste real de los servicios. La consejera aragonesa, Mayte Pérez, recibió a sus homólogos de Asturias, Genaro Alonso; Galicia, Román Rodríguez; Castilla-La Mancha, Ángel Felpeto, y Castilla y León, Fernando Rey, a quienes se sumó un representante de La Rioja, en una jornada en la que estas Comunidades de interior abordan la realidad de la escuela rural y su atención.

La jornada surgió como un encuentro sectorial específico tras la reunión celebrada el pasado mes de febrero entre los presidentes de las Comunidades afectadas por la despoblación y la dispersión del territorio. Durante la mañana de ayer, los consejeros visitaron el colegio de Alpartir (Zaragoza), ejemplo de innovación educativa en el medio rural.

Mayte Pérez recalcó la necesidad de que la financiación autonómica tenga en cuenta el coste real de los servicios públicos en la “España de interior” y observó que la escuela rural puede ser también una oportunidad para estos territorios, indicando como ejemplo el colegio de Alpartir donde se ha impulsado un proyecto basado en la innovación que ha logrado atraer población.

Entre estas Comunidades “hay problemas comunes” en cuanto a las ratios en las aulas, la estabilidad y formación de los profesores, comentó la consejera, para detallar que en Aragón el 95 por ciento de las localidades tienen menos de 5.000 habitantes y el 17 por ciento de los alumnos están escolarizados en una escuela rural, mientras que se dedica el 55 por ciento de la financiación del primer ciclo a municipios con menos de 5.000 habitantes y un total de 150 escuelas se mantienen abiertas gracias a la colaboración del Gobierno de Aragón y los ayuntamientos.

Más de 60 escuelas se mantienen abiertas con menos de seis alumnos y otras 200 con menos de 20 niños, precisó Pérez, para llamar a la reflexión y recalcar la necesidad de que se tengan en cuenta estas peculiaridades a la hora de financiar los servicios, para garantizar un reparto “equitativo y justo” de los recursos, según aclaró ante los medios.

Estabilidad docente

La consejera ha subrayado que, para lograrlo, también es necesario ofrecer una estabilidad a los docentes con ofertas de empleo público “potentes” para reducir la interinidad y reconociendo su labor para impulsar la innovación en el medio rural. El consejero de Educación de Asturias, Genaro Alonso, indicó que para el gobierno asturiano la escuela rural “es una preocupación que se manifiesta en nuestra apuesta por la calidad educativa” y detalló que en esta Comunidad se mantienen abiertas escuelas en el medio rural con 4 e incluso con 3 alumnos. Asimismo, pidió afrontar “con valentía” los desafíos que conlleva mantener la escuela rural.

Por su parte, el consejero de Castilla La Mancha, Ángel Felpeto, manifestó que en esta Comunidad el proyecto educativo incluye a toda la comunidad educativa y a la sociedad en general. Observó que mientras zonas como Toledo y Guadalajara “están creciendo y nos obliga a desviar recursos”, en otras se debe combatir la despoblación, mencionando que en esta Comunidad existen 71 centros rurales agrupados “que requieren de un esfuerzo” para mantenerlos abiertos con cuatro o tres alumnos.

El consejero de Castilla y León, Fernando Rey, elogió el trabajo del colegio de Alpartir por su capacidad de atraer a nuevas familias a este municipio, demostrando que un servicio de calidad puede “hacer a una localidad altamente atractiva para las familias”. Rey advirtió de que mantener la escuela en el medio rural “cuesta el doble” que en el entorno urbano y “mucha gente de la ciudad no se da cuenta del drama que supone cerrar una escuela en un pueblo”, aclaró.