La Junta pide al Gobierno que explique el desfase en las entregas a cuenta

El Ejecutivo proyectó el 10 de enero una partida de 6.236,4 millones pero tras la presentación de las cuentas ascendió a 6.710 millones

34
La consejera de Economía y Hacienda de la Junta, Pilar del Olmo. / europa press
Publicidad

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, pedirá explicaciones a la ministra del ramo, María Jesús Montero, por el desfase entre los 6.236,4 millones de euros en concepto de entregas a cuenta comunicados oficialmente a la Junta de Castilla y León el pasado 10 de enero y los 6.710 millones de euros contemplados en el proyecto de presupuestos generales del Estado para 2019 aprobado un día después y registrado en el Congreso el lunes día 14.

“Son 474 millones más de lo comunicado oficialmente sólo un día antes”, ironizó la consejera que advirtió además de que esa cifra es “muchísimo menos” que la facilitada en julio de 2018 (6.534,5 millones) por lo que defendió en todo momento la decisión de la Junta de no elaborar el proyecto de presupuestos de la Comunidad para este año ya que “hubiera sido una debacle”, para lo que puso como ejemplo las retenciones de no disponibilidad aplicadas ya en algunas autonomías que sí aprobaron sus cuentas.

Así lo aseguró la consejera de Economía y Hacienda en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno en la que ha analizado el proyecto de presupuestos generales del Estado para 2019 que ha considerado “irreales”, “ficticios” y “llenos de incertidumbres” ya que, además de renunciar a la reforma del modelo de financiación autonómica, de aprobarse, “no se van a poder ejecutar”.

Del Olmo advirtió de que ninguna de las cifras de las entregas a cuenta facilitadas por el Gobierno cubren la prestación de los servicios públicos fundamentales ni alcanzan el gasto que supusieron en 2018, “la única realidad de un presupuesto que han presentado a bombo y plantillo”, zanjó la consejera que rememoró el “grave error” del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero cuando en la época de los “brotes verdes que nunca aparecieron” presupuestó unas liquidaciones que han derivado en la obligación de tener que devolver 2.000 millones de euros.

“Se repite la historia, no podemos fiarnos”, sentenció Del Olmo que criticó además que Pedro Sánchez haya presentado un proyecto de presupuestos sin el visto bueno previo de la Cámara a los preceptos que marca la Ley orgánica de Estabilidad Presupuestaria y ha cuestionado la previsión de recaudación en un momento de desaceleración de la economía y de una “más que notable” ralentización de la creación de empleo.

“Han cambiado la previsión de crecimiento hasta tres veces”, ironizó la consejera que lamentó además la “incapacidad” del Gobierno para mantener el pulso de la actividad económica en España mientras aumenta la presión fiscal a los ciudadanos, con el ejemplo de los efectos de la subida del impuesto al diésel para las clases medias o para los autónomos, para augurar que esta medida “penalizará” también a la industria de Castilla y León.

Del Olmo cuestionó a este respecto que 2.000 millones de euros de recaudación vía impuestos (transacciones financieras y la tasa Google) dependan de la aprobación de dos leyes que, “en el mejor de los casos”, podrían recibir el visto bueno del Congreso a mediados de año, en otro ejemplo, a su juicio, de la “ilusión recaudatoria” de un proyecto de presupuestos que se quedará “en agua de borrajas”.

Preguntada a este respecto por la inclusión en su día en el proyecto de presupuestos de la Junta del impuesto al desmantelamiento de la central de Santa María de Garoña que también tenía que ser aprobado por ley en las Cortes, Del Olmo respondió que en su caso estaba “segura” de que iba a salir adelante ya que el Grupo Parlamentario Popular cuenta con 42 integrantes mientras que los socialistas tienen sólo 84 diputados, por lo que ve más difícil que saque adelante las dos leyes.