Las ayudas se incluyen dentro del Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León 2014-2020.
Las ayudas se incluyen dentro del Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León 2014-2020. / Europa press
Publicidad

La Consejería de Agricultura y Ganadería destinará 1,8 millones de euros, un 50 por ciento más que en 2018, a la ayuda para promover ‘Apoyo a las acciones de formación profesional y adquisición de competencias’ en los sectores agrario, forestal y agroalimentario, de manera que se posibilite una gestión eficiente y de calidad mediante la innovación y la tecnificación de las explotaciones de estos profesionales.

El Boletín Oficial de Castilla y León publicará hoy la Orden por la que se establecen las bases reguladoras de la concesión de estas ayudas para acciones de formación profesional y adquisición de competencias en el marco del Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León 2014-2020 y del Plan Anual de Formación Agraria y Agroalimentaria de la Consejería de Agricultura y Ganadería, las cuales cuentan con un presupuesto de 4.600.000 euros para todo el periodo de programación.

Así, en la convocatoria de 2018 la subvención incluye distintas novedades como el incremento el presupuesto en un 50 por ciento al pasar la dotación de 1,2 a 1,8 millones de euros, según han indicado fuentes de la Consejería en un comunicado recogido por Europa Press. Igualmente, se ha aumentado en un 80 por ciento el límite presupuestario concedido por beneficiario, que pasa de 100.000 euros a 180.000 euros y se duplica el número de acciones formativas que estos pueden solicitar, al pasar de diez a veinte, y se ha reducido el número mínimo de asistentes a la formación, lo cual favorecerá acciones formativas en zonas marginales y de menor población.

Otra de las novedades “más importantes” es la ampliación del periodo para efectuar las acciones formativas, ya que en la convocatoria de 2019 serán auxiliables que se inicien con fecha posterior a la de la presentación de la solicitud de ayuda y previa a la recepción de la resolución de su concesión.

Respecto a los criterios de selección de acciones formativas, destacó la introducción de dos más que priman las desarrolladas en zonas rurales y las que tratan temas de igualdad de género en los sectores implicados, así como el incremento de la puntuación del criterio que prima las acciones centradas en los sectores estratégicos de la Consejería.

El objetivo de esta línea de ayudas es mejorar la capacitación profesional del sector agrario y asegurar una formación continua de calidad, con un enfoque especial en los jóvenes que van a incorporarse, para que puedan afrontar las propuestas de innovación y tecnificación.

Además, se persigue mejorar la eficiencia y competitividad de las empresas, tanto agrarias como agroalimentarias, con la aportación a los profesionales de estos sectores de los conocimientos necesarios que posibiliten una gestión “eficiente y de calidad”.

Servicios de formación

De este modo, podrán ser beneficiarios de estas ayudas los prestadores de los servicios de formación que sean entidades, organizaciones o personas jurídicas directamente relacionadas con el sector agrario, el agroalimentario y el medio rural, teniendo especial importancia el acceso de sociedades, cooperativas y asociaciones de estos sectores.

Los destinatarios de esta formación serán, de manera prioritaria, jóvenes y mujeres que hayan presentado una solicitud de ayuda a la instalación o a las inversiones en explotaciones agrarias o bien personas que hayan recibido alguna de estas ayudas de modernización en los últimos cinco años, así como aquellos que desarrollen su actividad en los sectores agrario, agroalimentario y forestal.

Por otro lado, la temática de las acciones formativas deberá estar relacionada con los sectores agrario, forestal y agroalimentario, así como con el medio rural, por lo que se incluirán cursos de incorporación a la empresa agraria para jóvenes agricultores, formación para obtener o renovar el carné de usuario profesional de productos fitosanitarios, nivel básico y cualificado y formación para obtener el certificado de bienestar animal, entre otros.