Formación de jóvenes monitores de ocio y tiempo libre
Formación de jóvenes monitores de ocio y tiempo libre / E.P.
Publicidad

La Junta reforma y actualiza el sistema de titulaciones juveniles de ocio y tiempo libre para adaptarlo a las demandas y necesidades actuales y eliminar, además, duplicidades entre las titulaciones más demandadas que expedían por un lado el órgano de Juventud, y por otro el órgano de Empleo.

Las consejerías de Familia e Igualdad de Oportunidades y de Empleo simplifican la normativa, por lo que se cumple un compromiso que se reflejó en la Estrategia de Impulso Joven 20/20, como era el de actualizar el catálogo de titulaciones juveniles, con la experiencia adquirida en los 15 años que lleva en vigor, señalan desde el Ejecutivo a través de un comunicado remitido a los medios.

Se trata, según señalan los departamentos, de una reforma que afecta a dos tipologías de titulaciones, por un lado a aquellas afectadas por los nuevos certificados de profesionalidad y, por otro, a aquellas no relacionadas con estos certificados.

En primer lugar, si hasta ahora existían unas titulaciones para ocio y tiempo libre expedidas por el órgano de Juventud como son los títulos de monitor, coordinador e informador y otros expedidos por el órgano de Empleo relativos a certificados de profesionalidad, a partir de ahora el objetivo es facilitar a los jóvenes la obtención simultánea de la titulación de formación juvenil y del certificado de profesionalidad correspondiente, optimizando recursos en la administración y eliminando duplicidades para el ciudadano. El objetivo es evitar que los jóvenes tengan que cursar dos veces una formación similar.

De esta forma, las escuelas de tiempo libre podrán dar a los alumnos que realicen los correspondientes cursos no sólo las titulaciones juveniles de monitor de tiempo libre, coordinador de tiempo libre e informador juvenil, sino también el respectivo certificado de profesionalidad de dinamizador de actividades de tiempo libre educativo, infantil y juvenil, el de dirección y coordinación de actividades de tiempo libre educativo infantil y juvenil y el de información juvenil.

Para ello el Instituto de la Juventud adaptará los contenidos, criterios de profesorado e infraestructuras a lo establecido en la normativa reguladora de los certificados de profesionalidad vinculados al ocio y tiempo libre, y las escuelas de ocio y tiempo libre se inscribirán como centros y entidades de formación profesionales para el empleo.
De esta forma, se tienen en cuenta las especificidades del ámbito de Juventud y reconocen el papel del voluntariado, al mismo tiempo que los centros de formación podrán convertirse también en escuelas de ocio y tiempo libre. Para todo esto se establecerá un régimen transitorio de un año para que este tipo de escuelas se puedan adaptar a estas actualizaciones.

En segundo término se encontrarían las titulaciones juveniles que no tienen paralelismos con los certificados de profesionalidad. Con estas, lo que está previsto es actualizar el catálogo para adaptarlo a la nueva realidad y nuevas demandas ya que algunas de las titulaciones que recoge han quedado totalmente obsoletas en su utilidad.