Intervención de la presidenta de la Asamblea de Extremadura, Blanca Martín, ayer en Mérida.
Intervención de la presidenta de la Asamblea de Extremadura, Blanca Martín, ayer en Mérida./EUROPA PRESS
Publicidad

La Conferencia de Presidentes de Parlamentos Autonómicos (Coprepa) reunida de manera extraordinaria en Mérida (Badajoz) acordó la ‘Declaración de Extremadura’ en la que se pone de manifiesto que los fondos de cohesión siguen siendo “necesarios” y que el aumento de las desigualdades supone una “amenaza” para el futuro de Europa.

La presidenta de la Coprepa y del Parlamento de Canarias, Carolina Darias, y la presidenta de la Asamblea de Extremadura, Blanca Martín, comparecieron ayer tras la jornada de trabajo de los presidentes de los parlamentos regionales para dar a conocer la ‘Declaración de Extremadura sobre los fondos de la política de cohesión europea’.

En ella, los presidentes y presidentas de parlamentos y asambleas legislativas autonómicas manifiestan su postura ante la propuesta presupuestaria de la Comisión Europea de una “reducción significativa” de la dotación financiera para el periodo 2021-2027 destinada a los fondos de la política de cohesión. De esta forma, los presidentes de los Legislativos autonómicos apuntaron que los fondos de cohesión fueron creados con la finalidad de promover el “desarrollo armonioso” general y fortalecer su cohesión económica, social y territorial.

Esta finalidad, a juicio de los miembros de la Coprepa, no solo no se ha logrado sino que, como consecuencia de la “grave crisis económica” de 2008, las “disparidades entre las regiones” han vuelto a aumentar de forma “mucho más desproporcionada” que las diferencias entre los países.

Esta desigualdad afecta especialmente a las zonas rurales, a las zonas afectadas por la transición industrial y a las regiones que padecen desventajas naturales o demográficas, “graves y permanentes”, como por ejemplo las zonas rurales y de montaña y regiones más septentrionales con escasa densidad de población y altamente envejecidas, las regiones insulares, las ultraperiféricas y las transfronterizas.

Por ello, indicaron que estas circunstancias determinaron en la propuesta presentada para el Marco Financiero más allá de 2020 una mayor asignación que beneficia a varios países, especialmente a España, que recibirá, previsiblemente, un cinco por ciento más de Fondos de Política de Cohesión. Así, la Coprepa defendió en la ‘Declaración de Extremadura’ que un reparto equilibrado de estos fondos de cohesión no solo coadyuva a reducir las desigualdades entre los países y las regiones sino que contribuye “significativamente” a la cooperación y la integración europeas, ya sea entre los países y las regiones o ya sea entre el sector público y el privado.

“De modo que reducir estos fondos no solo significa aumentar las desigualdades sino la desafección creciente que está padeciendo el proyecto europeo”, según aparece en la declaración.

Alianza

Asimismo, los presidentes de los parlamentos autonómicos destacaron que la creciente creación de una Alianza para la Cohesión, impulsada por el Comité Europeo de las Regiones, supone un “compromiso firme” de solidaridad entre todas las regiones para la aprobación del marco presupuestario 2021-2027.

“No solo porque son muchas y muy significativas las personas e instituciones que se sumaron a esta alianza sino porque sus aspiraciones son razonables y están plenamente justificadas”, remarcó.

Por ello, en la ‘Declaración de Extremadura se considera “muy importante” que tanto en el diseño como en el desarrollo de los fondos de cohesión se tenga en cuenta que los fondos deben seguir representando, por lo menos, un tercio del presupuesto de la Unión Europea. Es decir, que la política de cohesión, siga siendo “uno de los pilares” principales del presupuesto europeo.

También la gestión de los fondos debe regirse por el principio de asociación y debe estar orientada, sobre todo, a la localización, de modo que puedan “participar activamente” en ella los entes locales y regionales. “En consecuencia, no puede estar sujeta a condiciones de ámbito europeo en las que no puedan influir los entes locales y regionales u otros beneficiarios”, sostuvieron los miembros de la Coprepa.

Finalmente, los presidentes de los parlamentos autonómicos consideraron que la gestión de los fondos y su resultado debe quedar sometida a un enfoque “más flexible y diferenciado” que permita una “mejor adaptación” a las condiciones propias de cada territorio.