Investigación y música tradicional se refugian bajo el paraguas de la Fundación Villalar

Siete jóvenes disfrutarán de una beca para investigar durante nueve meses y tres grupos de folk son los finalistas del certamen convocado para el fomento de las músicas de raíz.

2

Ilusión, orgullo y motivación pafra seguir haciendo bien las cosas. Éste es el sentimiento mayoritario de los jóvenes castellanos y leoneses ganadores de una de las becas de investigación de la Fundación Villalar, compartido con los integrantes de los tres grupos musicales que han logrado ser finalistas del certamen para el fomento de las músicas de raíz. Detrás de ambas convocatorias se encuentra la Fundación Villalar, quien bajo su paraguas acoge casi cualquier iniciativa que contribuya a hacer una Castilla y León más próspera, más desarrollada y con la puesta en valor de todo su patrimonio.

Álvaro Curiel, un joven licenciado en Biología y Bioquímica por la Universidad de Navarra, es uno de los que podrá investigar al menos durante los próximos nueve meses gracias a la beca de la Fundación Villalar. «Me da moral, sobre todo al saber que se han presentado 65 aspirantes», declara este palentino, cuyo proyecto pretende desvelar las «alteraciones de ‘splicing’ en genes supresores de tumores como mecanismo etiopatológico en cáncer de mama/ovario hereditario en pacientes de Castilla y León».

Con el orgullo y la ilusión de contribuir a mejorar la calidad de vida de las pacientes con cáncer de mama u ovario, e incluso de prevenir su aparición por ciertas alteraciones genéticas, Álvaro realizará su trabajo en el Instituto de Biología y Genética Molecular de Valladolid y no descarta continuar como investigador en un futuro.

Jesús Calderón, otro de los beneficiarios de una beca de investigación, es profesor de Secundaria en el instituto de Melgar de Fernamental (Burgos). Muy contento por haber obtenido una beca, que le supone una importante ayuda económica tras quedarse con media jornada por los recortes educativos, el vallisoletano realizará un trabajo sobre ‘El mito comunero en la construcción de la historia nacional española’. Licenciado en Historia por la Universidad de Valladolid, Jesús Calderón ya realizó, con una beca del Ministerio, investigaciones sobre el mito comunero en el Sexenio Revolucionario, proyecto que ampliará ahora al Trienio Liberal y a la República.

Estos jóvenes han sido dos de los siete elegidos entre las 65 solicitudes registradas. El objetivo de estas ayudas es seguir fomentando el estudio y conocimiento de la realidad de Castilla y León. La Fundación vuelve a apostar por el apoyo a la investigación y a trabajos centrados en el ámbito de las singularidades propias de esta Comunidad, al considerar que su desarrollo se revela como uno de los medios más eficaces para conocer y divulgar aquellos rasgos característicos que nos definen e identifican como castellanos y leoneses. Los trabajos presentados versan sobre temas directamente relacionados con la cultura, la literatura, la historia, el patrimonio, el derecho, la ciencia y la técnica.

El jurado ha basado su decisión en el interés y originalidad del proyecto y la metodología de la investigación, así como su relevancia para el conocimiento y difusión de los aspectos identificativos de Castilla y León. Los trabajos presentados proceden de Castilla y León, de otras comunidades como Madrid, Asturias o Valencia y de países como Francia.

Javier Sierra (la evaluación de las microfinanzas), Raquel Pastor (desarrollo de un biofertilizante basado en microorganismos autóctonos para los cultivos ‘alubia de La Bañeza-León’ y ‘pimiento de Fresno-Benavente’), César Amador Isidro (identidad y futuro: las enseñanzas artísticas en Castilla y León), Abel Lobato Fernández (estudio del legado artístico y patrimonial de los obispos palentinos en los siglos XVII y XVIII) y Cristina Párbole Martín (el románico rural palentino: el ejemplo de la ermita de Santa Cecilia de Vallespino de Aguilar) son los otros cinco premiados con 6.000 euros para investigar en nueve meses.

Patrimonio musical

Otra de las convocatorias resueltas ha sido el I Concurso para el Fomento de las Músicas de Raíz, cuyos tres finalistas han sido Alquitara, Vallarta y Sons de Cabiella. Estos tres conjuntos participarán en un concierto en directo en la localidad de Villalar en el que tendrán que interpetar un repertorio de su elección, aunque deberán incluir de manera obligatoria alguna pieza del poema de los Comuneros.

«Orgullo porque se valore la música tradicional» o «ilusión por tocar en Villalar» son algunas de las sensaciones de los músicos de estas agrupaciones aficionadas, que reconocen que la crisis se lo está haciendo pasar mal pero en ningún caso piensan en abandonar una música que forma parte del patrimonio de Castilla y León.