Igea recibe el abrazo del secretario de Transparencia, José Miguel García.
Publicidad

El vicepresidente de la Junta y consejero de Transparencia, Francisco Igea, dijo ayer que a ningún trabajador de la Junta se le va a pedir que sea de un partido u otro o muestre lealtad por unos u otros, ya que en lo que cree es en la evaluación del desempeño para lograr el mejor servicio posible a los ciudadanos.

El vicepresidente de la Junta y consejero de Transparencia, Francisco Igea, dijo ayer que a ningún trabajador de la Junta se le va a pedir que sea de un partido u otro o muestre lealtad por unos u otros, ya que en lo que cree es en la evaluación del desempeño para lograr el mejor servicio posible a los ciudadanos.

Igea hizo estas declaraciones en la toma de posesión de José Miguel García como nuevo secretario general de la Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, un acto al que también asistió el consejero de la Presidencia, Ángel Ibañez.

El vicepresidente y también portavoz de la Junta señaló que uno de los puntos del programa de Ciudadanos y que además aparece en el acuerdo alcanzando con el PP para gobernar Castilla y León es no pedir a ningún trabajador de la administración de la Junta ser de un partido u otro y añadió: “de directores generales para abajo, todo el mundo se va a quedar donde está”.

Añadió que cree en la profesionalidad de los trabajadores públicos y en la evaluación del desempeño porque no importa de dónde vienen si su labor y capacidad va orientada a la necesidad de resolver los problemas de los ciudadanos de Castilla y León.

“Nada de lo que hagamos servirá de nada si los ciudadanos no perciben el cambio advirtió Igea, quien recordó que las cien medidas pactadas con el PP es el “mapa” que debe orientar toda acción de gobierno para lograr un cambio “sustancial” en la Junta hacia la “transparencia, la agilidad y al servicio de los ciudadanos”.

Por otra parte, Igea reconoció que son tiempo “difíciles” por lo que pidió “paciencia” al nuevo equipo de Gobierno para poner en marcha todos los mecanismos.

Recordó que si algo perjudicó a la imagen de la Junta ha sido la “actuación de los políticos” y esto “debe cambiar”, por lo que insistió en que en este nuevo tiempo “lo primero” deben ser las personas y, especialmente, las que tienen dificultades.

dar la vuelta

Dar “la vuelta como a un calcetín” a las políticas de modernización de la Administración y de transparencia es el propósito del secretario general de la nueva Consejería de Transparencia, José Miguel García, quien cree que estas materias “no han sido muy abordadas”.

Tras tomar posesión de su cargo, García reconoció que se trata de un “reto” conseguir “construir poco a poco una consejería” que, aunque cuenta con competencias que eran asumidas en otras legislaturas por otros departamentos, ahora tendrán un nuevo impulso.

Tras agradecer la confianza depositada en él por el vicepresidente, portavoz y consejero de este departamento, Francisco Igea, José Miguel García consideró que las buenas notas de las que hacía gala el anterior Ejecutivo autonómico en materia de transparencia son “discutibles”, ya que “una cosa es que la información esté accesible y otra cosa es dar un salto de calidad” para que la relación con el ciudadano sea realmente transparente.