Igea defiende la abstención de Cs para frenar los pactos con nacionalistas

El líder de Ciudadanos insta a negociar una serie de condiciones con el PSOE para que el país no dependa de quienes “quieren destruirlo” y “estar a la altura de las circunstancias”

22
El candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea. / efe
Publicidad

El líder de Cs en Castilla y León y miembro de la Ejecutiva nacional del partido, Francisco Igea, defendió ayer la alternativa de una abstención que permita la investidura del socialista Pedro Sánchez para que “el país no dependa en exclusiva” de los nacionalistas.

En una rueda de prensa convocada para analizar la situación interna de su partido tras la dimisión de Toni Roldán y su voto discrepante sobre la estrategia de Ciudadanos de no negociar con el PSOE una alternativa a nivel nacional, Igea criticó que entre los socialistas no haya habido voces discrepantes con sus acuerdos con nacionalistas a nivel autonómico y local.

El dirigente de Cs reconoció que defendió ante la Ejecutiva de su partido abrir la posibilidad de negociar una serie de condiciones con el PSOE para que el país no dependa de quienes “quieren destruirlo”, y se mostró “seguro” de que, “si llega el momento”, Ciudadanos “estará a la altura de las circunstancias” y se aliará con quienes crean “en la igualdad” y en el constitucionalismo.

Igea rechazó ayer que “la carga de la prueba” sobre un acuerdo con los socialistas recaiga siempre en su partido y afirmó que “no hay un solo Toni Roldán en el PSOE, sólo hay Ábalos”, en referencia a que el paso interno dado por los discrepantes en Cs debe tener una réplica entre los socialistas para que pueda fraguar un acuerdo. “Sobran unos cuantos Ábalos”, insistió sobre el secretario de Organización del PSOE.

En este sentido, lamentó que ningún socialista haya cuestionado los acuerdos con Bildu en Navarra con “quienes justifican el asesinato de sus compañeros” o en Cataluña con quienes “pasean por Vic con antorchas” a amedrentar a representantes de Ciudadanos, en referencia a algunos independentistas, aunque reconoció que tampoco en ellos hay “diferencias sustanciales” con quienes entonan “El novio de la muerte”, en referencia a Vox.

Ha apelado a la figura de Miguel de Unamuno para rechazar que la política pueda basarse más “en vencer” que “en convencer”, y alertó de la deriva hacia una forma de ejercer la representación pública basada en “la aniquilación” del adversario, ya que en su opinión la actual coyuntura está “dominada por el lenguaje del odio” y del “supremacismo” del nacionalismo, que despierta “los peores instintos del ser humano”.

Frente a esta propuesta del nacionalismo, Igea observa “vanidad y autosatisfacción” en el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a quien demandó un proyecto basado “en la igualdad” de los españoles, frente al planteamiento “tóxico” y “perjudicial” de los independentistas.

En clave interna, Igea recalcó que en un partido que ha tenido como leva que “imposible sólo es una opinión”, el hecho de dialogar no significa “rendirse” y “pactar no es traicionar”, sino que es propio de un partido de centro.

Sin embargo, lamentó que Cs haya incurrido en debates sobre su propia existencia y haya “dejado de poner encima de la mesa propuestas concretas” en materia de políticas públicas, que es en lo que, en su opinión, debe centrar ahora sus esfuerzos el partido para hablar de presupuestos y de financiación autonómica, que ve como “momentos culminantes”, más allá de la investidura.