Iberdrola invertirá 160 millones y creará 425 empleos este año

La empresa centrará sus esfuerzos en el desarrollo de las energías renovables, a las que destinará el 59% de las inversiones previstas para el ejercicio

0

Iberdrola invertirá unos 160 millones en Castilla y León durante 2011, de los que el 59 por ciento (95 millones) se destinará al área de las energías renovables, fundamentalmente para poner en marcha cinco nuevos parques eólicos en Burgos, Soria, Valladolid y Zamora, proyectos que añadirán más de 160 megavatios (MW) de potencia y que suponen la creación de unos 425 nuevos empleos.

Con la puesta en marcha de estas nuevas instalaciones -Valdelanave, en Muelas del Pan (Zamora); Peñaflor III, en Castromonte y Peñaflor de Hornija (Valladolid); Peñaflor IV, también en la provincia vallisoletana, en concreto en Berceruelo y Peñaflor de Hornija; Fuentesalada, en Burgos, y Layna, en Soria-, Iberdrola alcanzará una potencia instalada de 1.410 MW eólicos en la comunidad, que evitarán la emisión a la atmósfera de 2,4 millones de toneladas de CO2 cada año, tal y como anunció hoy la multinacional, durante su Junta General de Accionistas celebrada en el Palacio Euskalduna de Bibao.

Unos 17 millones irán a parar al negocio de generación, que cuenta con un proyecto destacado de I+D en la central térmica palentina de Velilla del Río Carrión. Se trata de una iniciativa que persigue reducir entre un 30 y un 50 por ciento las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) a la atmósfera, con lo que se disminuirá así el impacto medioambiental. Asimismo, se llevarán a cabo distintas actuaciones para rehabilitar equipos en las centrales hidráulicas de la Cuenca del Duero y continuar con la implantación de los planes de emergencia de las presas.

Además, realizará «un importante esfuerzo inversor» para potenciar sus infraestructuras de distribución, que suponen unos 45 millones, el 28 por ciento del total. En la actualidad, se está construyendo diez nuevas subestaciones, que se pondrán en funcionamiento a lo largo del presente ejercicio: Prado Marina, Arauzo y Valdorros, en Burgos; Huerta, en Salamanca; Villabrázaro y Valderrey, en Zamora; Salencias y Payuelos, en León; Bachilleres, en Ávila, y La Encomienda, en Valladolid. Asimismo, ampliará y compactará las de Prosperidad, en Salamanca; Arévalo, en Ávila; Soria, en la capital, y Onzonilla, en León. También ejecuta tres nuevas líneas de alta tensión -de 45 kilovoltios (kV)-: una de Castronuño a Toro, en Zamora; la nueva línea Arroyadas-Quintanilla, que abastecerá de energía eléctrica a la zona de Peñafiel, y la de Metales Extruidos, ambas en Valladolid. A su vez, se pondrá en marcha otra línea desde Presa Porma a la estación invernal de San Isidro, en León. La producción eléctrica en Castilla y León en el primer trimestre del año alcanzó los 4.827 gigavatios hora (GWh) y la empresa distribuyó en la región 2.971GWh en el mismo periodo.

Por otro lado, cerró 2010 con un impacto económico de 850 millones en Castilla y León. El 53 por ciento, 450 millones, correspondió a las compras y contrataciones de servicios realizadas en la Comunidad. La empresa destinó cerca del 65 por ciento de esta cuantía (284 millones) a suministradores de obras y servicios y otros 159 millones a la adquisición de materiales.

También invirtió 215 millones en el área de las energías renovables, donde se superaron los 146 millones, y el resto a los negocios de redes y generación, con 50 millones y más de 17 millones, respectivamente. Asimismo, el impacto fiscal de la actividad económica que desarrolló en la Comunidad superó los 117 millones el año pasado.