Herrera ofrece mayor impulso a la inserción laboral de discapacitados

Anuncia que la Consejería de Educación trabaja ya en la transformación de los programas de cualificación profesional inicial

0

La Junta pondrá en marcha un nuevo sistema que integrará el ámbito formativo, el ocupacional y el empleo para que las personas con discapacidad puedan dar el salto desde el sistema educativo al mercado laboral, de modo que se garantice su acceso al empleo y la igualdad de sus derechos. Así lo explicó ayer el jefe de Ejecutivo regional, Junta Vicente Herrera, después presidir la Comisión Interconsejerías sobre Discapacidad, en la que se fijaron las grandes líneas que se seguirán para que estas personas puedan participar en la sociedad con plenos derechos.

«Es necesario mantener la autonomía de las personas con discapacidad», dijo, Herrera, para explicar que las nuevas medidas tienen como objetivo fomentar el empleo en cuatro fases: una de formación profesional; una fase prelaboral desarrollada en los centros ocupacionales; otra de preempresa y la cuarta de acceso al puesto de trabajo.

En la reunión, la Comisión Interconsejerías abordó las cuatro grandes líneas estratégicas que guiarán su actuación y que arrancan con la implantación del nuevo modelo de reconocimiento de derechos individuales, asentado en la Ley de Servicios Sociales, que ha permitido reconocer derechos y prestaciones a 11.578 personas dependientes menores de 65 años con discapacidad.

De este modo, el Ejecutivo autonómico introducirá un nuevo modelo orientado a que las personas con discapacidad logren una adecuada capacitación que les permita participar en la economía y en la sociedad, y dar el salto desde la etapa educativa hasta el mercado laboral. Para ello, diseñará itinerarios sociolaborales en estrecha colaboración entre educación, empleo y servicios sociales, y estructurados en cuatro fases.

Para lograr la pretendida integración en el mundo laboral, el primer paso es asegurar una formación adecuada de las personas con discapacidad y orientada a las necesidades del mercado laboral. De esta forma, la Consejería de Educación está trabajando para transformar los programas de cualificación profesional inicial y para garantizar el tránsito del sistema educativo a un centro ocupacional. Este tránsito ya lo realizaron 59 vallisoletanos y leoneses el pasado curso.

La segunda fase se centra en el ámbito prelaboral. El cambio de modelo consiste en la progresiva conversión de gran parte de los actuales centros de día y los ocupacionales en centros especiales de empleo. La Consejería de Economía y Empleo y las entidades del tercer sector están diseñando ese proceso de transformación de los recursos para, posteriormente, pilotar experiencias. En la actualidad, la red de Servicios Sociales cuenta con 180 centros ocupacionales y de día, que superan las 8.460 plazas.

En la tercera se enmarcan los centros especiales de empleo, que permitieron mantener este año 3.915 personas con discapacidad como trabajadores. La cuarta fase es la inserción en el mundo laboral normalizado de este colectivo. A esto hay que sumar la reserva del diez por ciento de las plazas de empleo público para personas con discapacidad, convocadas por la Administración autonómica -el más alto de España-. Este año se han incorporado 12 personas, que se suman a las 239 inscritas en años anteriores.

La Comunidad dispone de una extensa red de centros para la atención integral de este colectivo. Así, cuenta con 483 centros -303 residenciales y 180 centros ocupacionales y de día-, con una capacidad para 14.356 personas. Entre 2007 y 2011, el número de plazas ha crecido en casi 2.500 plazas -1.011 en residencias y 1.437 en centros ocupacionales o de día-.

Desde 2007, la Junta de Castilla y León ha ido intensificando sus esfuerzos, como lo demuestra el hecho de que el presupuesto destinado a las personas con discapacidad ha pasado de 124 millones de euros a 153 millones. O, lo que es lo mismo, el presupuesto para la atención integral de las personas con discapacidad ha crecido en cuatro años un 23 por ciento.