Herrera negociará algunas medidas de la reforma de la administración pública

El presidente del Ejecutivo respalda la labor de Procurador, CES, Consejo Consutivo y de Cuentas y recuerda que están en el Estatuto

0

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, cree que la reforma de las administraciones públicas presentada esta semana por el Gobierno central es «positiva» porque «reformar es mejorar y, por tanto, solo se reforma aquello en lo que se cree y aquello por lo que se apuesta». «España necesita a sus administraciones para salir de la crisis en la que estamos», remarcó en declaraciones efectuadas a los medios locales de Burgos. En este sentido, Herrera consideró lógicas las voces discordantes porque se trata de un documento de trabajo con más de 200 propuestas. Así, remarcó que «uno no tiene que optar entre el negro y el blanco» y que «habrá muchas propuestas que se puedan compartir y que sean razonables y otras que no».

Sobre la posible desaparición de los tribunales de Cuentas y los defensores autonómicos, el presidente de la Junta subrayó que forman parte del bagaje institucional y administrativo de Castilla y León, junto con el Consejo Consultivo y el Consejo Económico y Social, y calificó de «muy positivo y eficaz» su funcionamiento. Además, recordó que están incluídos en el Estatuto de Atuonomía y qeu una de las últimas leyes aprobadas por las Cortes fue la de reducción del gasto de funcionamiento de esas cuatro instituciones.

También destacó que las administraciones prestan servicios como la sanidad, la educación o los servicios sociales y que es necesario conocer sus carencias y necesidades para ver en qué se puede mejorar la atención al ciudadano. «No tengo ninguna duda de que la sociedad nos está reclamando tener unas administraciones buenas, eficaces, positivas, mejores y austeras», aseveró.

Sobre el futuro de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), el presidente de la Junta dejó abierta una puerta a la «esperanza» sobre su continuidad ya que comentó que el cese de la actual autorización de explotación que se producirá el 6 de julio es un procedimiento administrativo pero que el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, apuntó que Nuclenor podría pedir un nuevo permiso dado que el cierre obedece a razones económicas y no de seguridad.

«Me quedo con la esperanza de las palabras del ministro. Siempre que hay vida, hay esperanza. Espero que se convierta en realidad la voluntad que tantas veces han expresado los responsables de que Garoña tenga continuidad. Si Garoña es segura, debe tener continuidad porque no se puede jugar, y menos en estos momentos, con los mil empleos y la actividad irreemplazable de la central en el área del Ebro», indicó.